EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/110582
Tu voz 16 de Mayo de 2013

Tim Lagasse, el hombre tras las marionetas

El usuario es:

Compartir:

Creador e intérprete, marionetista y marioneta, Tim Lagasse es reconocido por perfeccionar el arte de dar vida a objetos inanimados; tomar pedazos informes de madera, goma espuma, tela, pintura, alambre y, tras un lento proceso de meticulosa construcción, convertirlos en algo nuevo, personajes semihumanos de aspecto gracioso y emociones exageradas.

La segunda parte de su deber para con sus pequeñas creaciones es animarlas, para esto debe dejar que la marioneta lo posea, asumir una personalidad apropiada para los colores y formas que caracterizan a cada una, nunca repetirlas. En un sentido trascendental se podría decir que Tim les lega un poco de su propia alma, en términos prácticos podría ser que estuviera un poco loco.

Nacido en New Haven, Connecticut, en los Estados Unidos, este consagrado artista lleva alrededor de 25 años ganándose la vida como marionetista, profesión en la que ha recibido tres nominaciones a los premios Emmy por edición de cámara y diseño de marionetas, además de un premio Broadcast Design Silver. Ha trabajado en diversos canales de televisión norteamericanos como PBS, MTV, HBO y Nickelodeon; en programas tan variados como Plaza Sesamo, El cuarto de Blue, La ventana de Allegra o, el más reciente, Crash y Bernstein de Disney XD.

El nuevo programa retrata las aventuras de un adolescente de 14 años, Wyatt Bernstein, el único varón de cuatro hermanos, quien anhela tener un hermano. Su sueño se hace realidad cuando su muñeco, Crash, cobra vida.

¿Cuál es el mayor reto de traer a la vida objetos inanimados y hacerlos ver como si estuvieran vivos?

No creo que sea realmente un gran reto, es algo que me encanta hacer, amo hacer marionetas y no lo veo tanto como un trabajo sino como mi más grande pasión. Me encanta cuando me encomiendan cosas difíciles, cosas que debo intentar resolver.

En el caso de Crash y Bernstein me parece que lo más difícil vendría a ser que siempre estoy acostado (se ríe). En algunos programas usualmente trabajamos de tal forma que el piso esté un poco levantado del nivel normal y así puedan hacer varios agujeros desde los cuales maneje a las marionetas mientras me escondo, sin embargo en este show hay muchos niños pequeños y por eso no podemos tener huecos en el piso mientras ellos andan por ahí, así que tengo que acostarme en un carro con ruedas mientras manejo a Crash y de esa forma es mucho más complicado.

¿Cuáles crees que sean las ventajas y desventajas que tienes en comparación con un actor que puede usar su propio cuerpo para actuar?

Bueno, yo prefiero ser marionetista que actor porque cuando eres marionetista puedes ser cualquier cosa, puedo ser una gallina, una manzana, una persona joven o vieja, puedo ser lo que desee y mi única limitación es mi propio talento.

¿Alguna vez has sentido que las marionetas que usas tienen vida propia?

Me he dado cuenta que las marionetas algunas veces me enseñan la forma en que debo utilizarlas, mi deber es simplemente encontrar la voz adecuada para interpretar al personaje, cuando me pongo la marioneta esa característica se me revela, pero nunca estoy seguro de cómo será hasta que empiezo a utilizarla. Diría que es como un juego que se empieza a mostrar cuando la marioneta está en mis manos.

Sobre el personaje de Crash ¿Cuánto de tu propia personalidad crees que hay en el?

Me arriesgaría a decir que probablemente un noventa por ciento. Mi hermano incluso me llamó para hablarme del personaje y me dijo: “Vaya, así que te han contratado para actuar como tú mismo” (más risas). Tengo varios sobrinos y todos están entre la edad de cuatro y diez años ahora mismo, así que interpreto a Crash como actuó cuando estoy con ellos, se podría decir que he creado a un tío.

¿Cómo logras hacer que el movimiento de tus personajes se vea tan real?

Años y años de práctica. Fui a la universidad, me gradué en bellas artes con una especialización en artes de marionetas, además he estado haciendo esto desde los 18 años, casi toda mi vida, y he tenido la suerte de estudiar con algunos de los más grandes maestros que daban vida a los muppets, trabajar con ellos y aprender de ellos ha sido invaluable… finalmente diría que soy naturalmente bueno para hacerlo (vuelve a reír) no, es broma, ser un marionetista es algo que se ha vuelto natural para mí, como una extensión de mi cuerpo.

Por: Rafael Pabón

 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA