EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/155495
Paseo 28 de Febrero de 2020

Un lugar ‘zoorprendente’ para interactuar con la vida animal

El usuario es:
Foto: Orlando Amador y Cortesía Zoorpresa Silvestre.

En Sabanilla, Atlántico, queda Zoorpresa Silvestre, un ecoparque con aviario, acuario, estanque y huerta. Allí, el visitante puede aprender sobre las diferentes especies de animales y ecosistemas como el manglar, que crece en la costa y está amenazado.

Kirvin Larios
Compartir:

Uno entra en el aviario de Zoorpresa Silvestre, agarra un puñado de alimento para aves, extiende el brazo, abre la mano, y segundos después un periquito australiano o un diamante bengalí se posa en la palma y empieza a picotear la comida. Al mismo tiempo, una cacatúa tira con su pico de los cordones de un zapato, y más allá una torcaza diamante deja su nido y exhibe, parada en una rama delgada, el gris plata de sus plumas.

Se trata de la primera estación que encuentran los visitantes de esta reserva animal o ecoparque ubicado en la calle 6 # 20-889, en la vía principal del corregimiento de Sabanilla, Atlántico. Un portón de madera grande da la bienvenida al lugar donde, tras una explanada de arena, queda un estanque soleado en el que beben y nadan los patos.

A mano derecha está el mencionado “aviario de inmersión”; detrás le sigue una granja con carneros pequeños, un mini pig, una vaca patorra y un caballo (también miniatura) sobre el que hacen recorridos los niños. También hay chivos, gallos, gallinas quiquiriquí, polacas y bantam, y un pavo real que de vez en cuando abre su plumaje.

Los visitantes, niños o mayores, se acercan, introducen la mano entre los corralitos de madera e interactúan libremente con los animales, que también salen.

Olivia, la cerdita, se aproxima al visitante moviendo la cola y emitiendo tiernos sonidos con su hocico. Una ficha técnica informa, entre otras cosas, que los mini pig llegan a pesar entre 25 y 100 kilos, que “son animales muy inteligentes y deben mantenerse mentalmente estimulados”. Que su lugar de origen es Asia, su hábitat es terrestre y su dieta omnívora. Y que su expectativa de vida oscila entre los 12 y 18 años.

Sin embargo, lo que no dice la ficha, lo hace saber ella misma: Olivia quiere conocerte y saber de ti; es lo que demuestra con su olfato, con la cola que hace un llamado afectuoso o una bienvenida.

Una de las guías y encargadas del lugar es Ornella Bayona, barranquillera entrenadora de animales, miembro de la Red Amigos de la Fauna, autorizada para acoger a animales silvestres que hayan sido abandonados o decomisados por la Policía Ambiental. Explica que en Zoorpresa Silvestre: “Nos enfocamos mucho en la educación, el recorrido es cien por ciento guiado. Las personas aprenden diferentes cosas del cuidado de los animales, de su historia natural, sus adaptaciones. En la presentación hay animales domésticos no convencionales, como erizos, cerditas miniatura, palomas, gallinas”, añade refiriéndose a la zona con gradas donde se realizan eventos pedagógicos en compañía de los animales.

Los visitantes pueden alimentar a los carneros, a la vaca, el mini pig y demás animales de la granja. En la foto unos carneros reciben pasto.

A la izquierda queda el kiosco y el salón de acuarios con tres ecosistemas diferentes: Río asiático, Río amazonas y Río africano, donde las personas aprenden de peces y su hábitat.

Muy necesaria es también la estación dedicada al manglar, “el ecosistema más importante que tenemos en la costa y también el más amenazado”, como explica Bayona.

“Hay mucho desconocimiento acerca de él, así que tenemos toda una estación educativa en la que además se le dan a las personas conocimientos de cómo podemos ayudar a mantener sanos nuestros manglares”.

Otra estación es la huerta con distintos tipos de plantas: aromáticas (albahaca, orégano, romero, entre otras), medicinales (sábila, cidrón, lavanda) y comestibles (pimentón, berenjena, tomate, piña...). En dicho espacio “las personas aprenden de plantas y compostaje; y también de cómo podemos ayudar desde nuestros hogares al planeta a través del compostaje y de sembrar los propios alimentos”, dice Bayona.

En Zoorpresa Silvestre se oye el rumor de las olas del mar de Sabanilla. Rodeados de vegetación, los animales reciben diariamente el cuidado de especialistas, y los visitantes —animales humanos de cualquier edad— encuentran un espacio como pocos para “compartir e interactuar de una manera respetuosa con fauna doméstica”.

 El ecoparque abre los sábados, domingos y festivos de 9:00 a.m. a 5:00 p.m., con presentaciones a las 11:00 a.m., 2:00 p.m. y 4:00 p.m..

En Zoorpresa Silvestre se realizan presentaciones educativas en las que se habla sobre el cuidado de los animales, su historia natural y adaptaciones.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA