EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/132533
Paseo 14 de Noviembre de 2014

Los encantos de Mamancana

El usuario es:
Foto: Archivo

Redacción
Compartir:
Magia. Ese el término puntual para definir a este paraíso ubicado en el kilómetro 5 de la Vía Alterna al Puerto de la ciudad de Santa Marta. 
 
Mamancana Private Game Reserve es una reserva natural de 600 hectáreas de bosque seco tropical espinoso, donde los amantes del ecoturismo y las actividades al aire libre puede sentirse completamente dichosos.
 
El lugar funciona desde hace 24 años, luego de la adquisición de estos terrenos por Gerardo Muriel Serrano quien, tras enamorarse de este espacio, decidió consolidar en él un refugio y privatizarlo para su conservación, porque descubrió que en él había un diamante de flora y fauna que debía preservar.
 
Hoy día, todo un amplio espectro de actividades de aventura se encuentran a la disposición de los visitantes, así como la oportunidad de acceder a espacios para el descanso y la relajación. 
 
Parapente, ciclomontañismo, muro de escalar, down hill, canopy, rappel,  senderismo, caminatas arqueológicas,  trekking, observación de especies son algunas de las atracciones por las que no querrá perderse esta experiencia.
Una de las más llamativas es el canopy, que consiste en un sendero aéreo instalado en las partes altas de los árboles. El camino está compuesto por diferentes sistemas de transporte extractados de distintas culturas como la tiberata y la Tayrona, como los puentes colgantes, los de cuerda y los desplazamientos con polea. El precio de esta actividad es de $60.000.
 
«Este es lugar un para la conservación de especies animales y vegetales, endémicas y silvestres».
El visitante también podrá participar en la observación de animales como jaguares, pumas, tigrillos, venados, iguanas, entre otras especies, en su habitat natural.
 
Así mismo, los aventureros pueden acceder a los servicios de infinity pool, spa, bar, restaurante, lounge, con una magestuosa vista paisajística que no podrán sacar de su memoria.
 
El nombre Mamancana surge de un vocablo indígena arhuaco  que  significa “tierra sagrada”. Un valle en lo más alto de los nevados donde se encuentran 4 lagos. Allí, los mamos realizan pagamentos  y ritos espirituales. 
 
Dónde: Llegar a Mamancana no tiene pérdida. Partiendo desde la capital magdalenense se toma la Vía Alterna y a pocos kilómetros del casco urbano puede llegar a este maravilloso paraíso terrenal. La entrada a la reserva tiene un costo de $5.000, que son destinados a la fundación Amor de mi Tierra, como aporte para fortalecer el trabajo de conservación del lugar.
 
Eventos: El establecimiento puede ser reservado para realizar distintos tipos de eventos sociales y corporativos.
 
Para disfrutar: Las noches en Mamancana son fantásticas. La piscina del lugar se convierte en un espectáculo de colores para disfrutar de un ambiente realmente agradable, donde la luna y las estrellas protagonizan momentos inolvidables. 
 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA