EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/95037
Paseo 03 de Enero de 2013

La gran aventura que se vive en el Volcán del Totumo

El usuario es:

Compartir:

Para disfrutar las bondades de esta joya natural del Caribe colombiano, en primer lugar hay que ubicarse en una de las dos ciudades más conocidas, equidistantes al Volcán del Totumo (Cartagena o Barranquilla: la primera a 25 minutos y la segunda a 45).

El volcán queda en las inmediaciones del corregimiento de Pueblo Nuevo en el municipio de Santa Catalina, en el departamento de Bolívar.

Una vez se arriba a la zona del volcán por la carretera que conecta a las dos ciudades mencionadas, disfrutar de lo que el lugar ofrece amerita costos bastante cómodos, con los que, tanto niños como adultos pueden pasar buenos momentos durante todo un día.

A nivel turístico las visitas son bastante movidas, sobre todo en épocas de temporada alta como la del mes de enero que apenas comienza. Y es que este lugar no atrae visitantes solamente por la oportunidad de conocer un destino natural, sino también, porque el lodo del volcán tiene unas condiciones especiales que lo hacen atractivo para nacionales y extranjeros.

“A unos 2.200 metros de profundidad hay una falla geológica en la que se descomponen desechos orgánicos que luego se convierten en sales mineralizadas como el azufre, el yodo, el potasio y el magnesio, así como en gases como el metano. Este último es el agente encargado de traer el lodo a la cima en burbujas; lentamente se va llenado la superficie con barro volcánico de dichos componentes naturales”, comentó Camilo Caballero, guía del lugar.

Entre las propiedades que se le atribuyen al barro o lodo volcánico del Totumo, según Camilo, se encuentran “ayudas curativas que se obtienen por los baños de lodo: para extraer las impurezas de la piel, para las personas que tienen problemas en ella y mala circulación sanguínea, dolencias reumáticas y para combatir el estrés, entre otros usos”, aseguró Caballero.

Luego de disfrutar de 10 a 15 minutos –lo que demora en promedio un baño de lodo, que pueden ser varios en un mismo día– los turistas pasan a quitarse el barro en la ciénaga que está en las faldas del volcán, con la oportuna ayuda de unas ‘bañadoras’ que complementan la experiencia en el Totumo.

Además de disfrutar del baño de lodo es un gran plan admirar el paisaje, los atardeceres y viajar a la cercana Isla Cocos.

Por Rafael Escobar Saumet.
Twitter: @RalphSaumet

 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA