EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/23809
Música 02 de Junio de 2011

La música ochentera es inmortal

El usuario es:

Compartir:

Gloria Hernández, de 39 años, va cada dos meses a una fiesta de los 80 porque le encanta bailar al ritmo de la música de esa época.

Para ese fin, acude a los dos bares de siempre "porque no hay más en Barranquilla y me gustaría que por lo menos hubiera una emisora con ese contenido", dice esta docente y mamá que luce más joven de lo que es.

Su hija, de 14 años, también es amante de esas canciones e investiga al respecto porque no le gustan los exponentes del pop actual.

Como ellas, hay muchos otros costeños para quienes la nueva ola del vallenato y el reguetón no pudieron desplazar al sintetizador, 21 años después de haber finalizado esa década.

¿Cuál es el encanto?. De acuerdo con Enrrique Mastrodoménico, psicólogo y propietario del bar Flashback, la razón del gusto persistente por la música retro podría ser la calidad del sonido, pero, en realidad, es una cuestión nostálgica o "un vacío que las nuevas propuestas no han podido llenar", supone este profesional que además asegura que quienes acuden a estos lugares, lo hacen más por recordar que para bailar y "no falta la pareja con 20 años de casados que se sienten como novios al escuchar una canción que bailaron en el inicio de la relación".

En cuanto al tiempo que durará esta fiebre, Mastrodoménico duda que se acabe, pues "con el tiempo, la gente valorará más estos clásicos, así que no creo que termine".

Lo mismo piensa Jairo Díaz, Dj y conductor de 'Estación 94', por Uniatónoma Stereo, pero añade que no es una moda que regresó sino un gusto que siempre estuvo marcado por el romanticismo.

"Las letras de la música moderna hablan más de ir al grano y no tienen lo bonito que sí tenía el italodisco y todos los géneros de la música discotequera que sonó desde 1980 hasta principios de lso 90", especifica Díaz quien cumple 13 años al aire al frente del programa antes mencionado.

Conclusión, los 80 se han convertido en una añoranza que a su vez ha tomado forma de negocio lucrativo, pues cada vez hay más interesados en escuchar y bailar esta música.

Por John Santana

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA