EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/132471
Hobbie 07 de Noviembre de 2014

Piques de pura adrenalina

El usuario es:
Foto: Cortesía José Santís

Inguel De La Rosa Vence
Compartir:

Adrenalina, presión y hasta frustración experimentan los pilotos sobre la pista de 402 metros donde ponen a prueba la potencia de su vehículo deportivo.

El autódromo Motorsports Park de Barranquilla es testigo de muchas pasiones: “por la velocidad, la mecánica y la competitividad”, como dice el administrador de empresas, Pedro Mogollón.

“La experiencia en 1/4 de milla es muy excitante”, opina Irina Torres, una mujer que descubrió este deporte de motor al compartir la pasión de su esposo.

Aunque reconoce que en ocasiones siente “un poquito de miedo”, esta odontóloga de profesión hace “un llamado a todas las mujeres amantes de la velocidad y la adrenalina a que asistan y corran en 1/4 de milla”.

¿Sustos en la vía?. Los nervios no solo atacan a las mujeres, así lo reconoce el piloto Mogollón en sus cinco años de experiencia. Como él, Virgilio Acevedo, de 35 años, confiesa la ansiedad que le produce la pista y que trabaja constantemente para minimizarla en el momento del arranque.
El profesional de Ingeniería Informática recuerda el último susto que pasó, a pesar de sus 13 años de experiencia, cuando cambió sus neumáticos y la altura del carro también varió significativamente.

“Ya era el último pique de la válida y me tocó solo en el carril derecho. Al momento de frenar al final de la pista, el carro golpeó fuerte haciéndome soltar el freno y, cuando volví a presionarlo, hizo un movimiento brusco hacia el carril de la izquierda y se detuvo en la zona de seguridad”, cuenta y reconoce cómo estas reacciones, aunque parecen simples, son “extremadamente peligrosas cuando vas a 200 km/h”.


Unos 60 pilotos compiten por evento, y cerca de 200 en válidas representativas.

Para minimizar los riegos, cada piloto debe portar “cascos protectores, botas especiales, uniformes y guantes”, explica Torres. Por supuesto, también es clave “mantener el carro en óptimas condiciones de funcionamiento”, agrega Mogollón.

A través del lente. Para el aficionado José Santís, retratar un pique “es una experiencia tan extrema como estar en un vehículo de 10 segundos”.

“Como fotógrafo siento el mismo éxtasis de un piloto al escuchar el rugir de su motor. Hago cubrimientos gráficos para el crecimiento de este deporte en Colombia”, comenta.

Actualización permanente

Un vehículo de carrera pasa por muchas adaptaciones. Regularmente debe someterse a cambios y control de las piezas del motor, sistema turbo, computadora programable, gasolina, frenos, transmisión y aerodinámica.

La práctica domina las dificultades
Para unos “el punto más crítico de la competencia es el semáforo seguido de los primeros 60 pies (18 metros), donde es clave ahorrar cada décima de segundo”. Para otros lo más complejo es “poner el carro a punto y ser constante”.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA