EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/150296
Hobbie 12 de Octubre de 2018

La voz, el único instrumento de la música coral

El usuario es:

Foto: Archivo particular

El ensamble vocal Sine Nomine explora escenarios como festivales, giras musicales y encuentros de voces nacionales e internacionales.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo

Una de las técnicas empleadas en este tipo de música es la imitación de instrumentos con la voz. Para ejecutarlo deberá pertenecer a un ensamble vocal, y prepararse individualmente y en ensayos.

Cantar, además de ser, según la Real Academia Española, la acción en la que  se produce con la voz sonidos melodiosos, es una habilidad que todas las personas pueden desarrollar.
 
Lo anterior lo sustenta John Munévar, uno de los fundadores del ensamble vocal Sine Nomine, quien agrega que todo aquel que tiene voz y puede hablar cuenta con la capacidad de articular sonidos que para el oído del ser humano resulten armoniosos. 
 
Munévar pertenece a la agrupación en mención desde que emergió, hace siete años, la cual surgió como un proyecto entre amigos que realizaban su formación profesional en la Universidad Pedagógica Nacional. Y aunque en la actualidad cuentan con tres integrantes nuevos, continúan trabajando en el objetivo inicial: explorar la música universal y folclórica a través de la voz.
 
Una de las técnicas mejor empleada por el grupo es el vocal play, que consiste en la imitación de instrumentos. Para practicarlo se requiere de un conocimiento amplio del sistema fonador y de la voz como instrumento.
 
“Nosotros imitamos la batería, el bajo, teclado, guitarra, percusión, bongó, trompeta, saxofón y las congas, entre otros. También incluimos efectos vocales y percusión corporal, todo dependiendo del género que interpretemos. Al final lo que hacemos son adaptaciones y arreglos que construimos por lo general desde la percusión”, sustenta Luis Carlos Rodríguez, uno de los fundadores del grupo vocal.
 
Dice que para interpretar, por ejemplo, La tierra del olvido, de Carlos Vives, inician marcando el tiempo con el sonido de la percusión, luego le dan paso al sonido del bajo y la guitarra, todos producidos por las vibraciones de las cuerdas vocales. Por último, y en cuestión de segundos, le dan protagonismo a la entonación de la letra con la primera y segunda voz.
 
Rodríguez menciona que en el caso de la percusión corporal, crean sonidos de instrumentos y ritmos musicales involucrando las palmadas, el chasquido de los dedos, los golpes leves de las palmas de las manos contra el pecho y las piernas, entre otras partes del cuerpo humano. Esto sin dejar de lado el canto con el que acompañan los sonidos articulados.
 
Para ejecutarlos dice que es esencial determinar cuáles son las habilidades de cada uno de los integrantes de la agrupación, con el fin de pulirlas para que de la mejor manera se expongan en los diferentes arreglos. Otro de los ítems necesarios es conocer cada uno de los géneros musicales y los instrumentos que intervienen.
 
“En la construcción, lo que hacemos primero es proponer un arreglo y vamos explorando las distintas sonoridades hasta conseguir las adecuadas; la base del arreglo nos toma alrededor de 15 días. En este proceso las voces principales se rotan, con el fin de buscar otros colores”.
 
Sine Nomine, durante su visita a la casa editorial EL HERALDO, interpretó la canción de la ‘Tierra del Olvido’, de Carlos Vives, entre otros temas.
 
Daniel Ramírez, una de las voces principales, dice que su preparación la hace de forma individual. Es decir, al tener en mano la partitura y saber si le corresponde cantar o hacer con su voz algún instrumento musical, recurre a Youtube para construir su intervención y lograr un producto final parecido al instrumento real o a la melodía que se requiera. 
 
“En este proceso voy practicando hasta encontrar el color. Los ensayos también son fundamentales, porque a través de estos vamos buscando la perfección”.
 
Por su parte, Lorena Alarcón, otra de las voces principales y una de las fundadoras del grupo vocal, manifiesta que al recibir la asignación del instrumento la persona lleva su propuesta a los ensayos hasta lograr un complemento en el grupo.
 
Para John Munévar, la construcción se hace grupal, escuchándose unos a otros y, a través de consejos, van mejorando para obtener una interpretación con efectos impecables.
 
“La música coral es un arte que requiere un cuidado profundo de la voz, el cual en su momento fue más importante que la música instrumental, pero luego de muchos siglos pasó a un segundo lugar. Hoy rescatamos, a través de esta, el origen de la música”.
 
Así que si desea iniciar en esta modalidad, empiece teniendo en cuenta que para preservar la voz es vital aumentar la ingesta de agua al clima, cuidarse del ruido ambiental, recurrir al descanso, no tomar alcohol y no fumar. 
 
 

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas