EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/153356
Hobbie 09 de Agosto de 2019

La intervención artística en tenis: un paso más hacia la moda sostenible

El usuario es:
Foto: Orlando Amador.

María Camila Maldonado e Isabella Carriazo son dos jóvenes que se dedican en su tiempo libre a transformar con color y diseños personalizados tenis nuevos y deteriorados. Aseguran que es una actividad que les ha traído beneficios en su salud.

Daniela Murillo Pinilla @DanielaMurilloP
Compartir:

¿Quién no ha tenido un par de tenis olvidados en el clóset? Esos mismos que hace un tiempo compró con la intención de convertirlos en los fieles acompañantes de su rutina laboral o académica, pero que, con el paso de los años, fueron perdiendo el brillo de su color original, empezaron a tener peladuras en las partes laterales y un evidente desgaste en las suelas. Esos que aún no ha querido desechar, pues se han ido transformando en zapatos todoterreno. 

Es cierto que la prenda más sostenible es la que ya está en el armario. Es por ello que, en esta edición de la revista Sí, les presentaremos la intervención artística en tenis como una actividad que le ha permitido a las jóvenes María Camila Maldonado e Isabella Carriazo crear sus propios proyectos de emprendimiento, dar una segunda oportunidad a pares de tenis olvidados, contribuir al consumo responsable de la moda y practicar un hobby para salir de la rutina. 

Tenis con sello personal

María Camila Maldonado asegura que siempre ha tenido una vena artística. Cuando cumplió 16 años empezó a sufrir de fuertes migrañas que solían durar tres días. Luego de visitar varios neurólogos y someterse a algunos tratamientos, sintió que era el momento de acudir a un médico bionergético. Estando allí, recuerda que le recomendaron explorar a fondo su faceta artística. 

“Estudié Ingeniería Industrial y desde hace tres años trabajo en una empresa. Todo era números y la misma rutina. Me aconsejaron hacer una actividad artística para disminuir las migrañas. Empecé pintando cosas y, como soy amante de la moda, en una ocasión vi que estaba la tendencia de personalizar ropa. Los tenis blancos están de moda desde hace cuatro años y empecé a notar que solían dañarse muy rápido. Para no perderlos, me pareció chévere la idea de transformarlos. Mi novio fue la primera persona que confió en mí, recuerdo que se compró unos tenis de alta gama y me dijo que se los personalizara”, agregó. 

Desde hace un año y medio se puso a investigar cuáles eran los materiales que necesitaba para llevar a cabo este pasatiempo y continuó pintando tenis de amigos y conocidos. Después, se arriesgó a hacer de esta actividad un emprendimiento y creó la página en Instagram @TwistYourKicks. 

“La esencia de este proyecto es que los diseños sean personalizados, intento no repetir ninguno. Es muy importante para mí investigar las preferencias de las personas, si le gustan los viajes, los dulces, los animales, etc. Fusiono estos elementos en una propuesta y así voy haciendo un acompañamiento con el cliente. La idea es plasmar su esencia personal en los zapatos”, manifestó.

Hoy día, María Camila tiene 25 años y ha pintado más de 300 pares de tenis. Esta práctica se ha convertido en su “desahogo”. Suele pintar cada vez que llega de trabajar a su casa y aprovecha los fines de semana para seguir trabajando en pedidos. A nivel de salud, confiesa que sus migrañas han disminuido, pues cada vez que está transformando un par de tenis se concentra únicamente en el arte y deja de lado “otras distracciones”.

El arte como mecanismo de expresión

Isabella Carriazo, de 22 años, eligió la Arquitectura como su proyecto de vida. Hoy día se encuentra cursando esta carrera profesional y asegura que la pintura ha estado en su vida desde que tenía cinco años. 

“Todo empezó cuando mis papás me inscribieron en la guardería. Como es costumbre, me hicieron una valoración para ingresar. En ese momento les dijeron a mis padres que yo estaba presentando síntomas de autismo, pues solía mirarme mucho al espejo, no interactuaba tanto con otros niños, no acataba órdenes y siempre estaba en mi mundo. Me llevaron donde una psiquiatra infantil, quien les explicó, en ese entonces, a mis papás que era como si yo me estuviera encerrando en una burbuja. Entonces empecé a vivir terapias ocupacionales y nos recomendaron el arte como una actividad para tener mi mente ocupada. A los cinco años me inscribieron en clases de pintura y allí estuve hasta que cumplí 16 años”, dijo Carriazo. 

Hace un poco más de un año, su hermano menor le pidió que le pintara unos zapatos que tenía y a partir de aquella vez no ha parado. Creó su página de Instagram @FreeHandsOfficial con diseños personalizados al gusto del cliente.

“Usualmente no hago bocetos, dibujo primero con lápiz el zapato y después si le pongo color con pintura especializada para cuero. Al final, le aplico capas de sellador. Suelo demorarme entre diez horas a tres días transformando unos tenis porque soy muy detallista y no me gusta dejar nada a medias, hasta que no lo sienta perfecto, no está listo”, afirmó. 

Manifiesta que los diseños más pedidos son caricaturas, frases y rostros, siendo estos últimos su especialidad. 

“Es un hobby que me ha permitido sentirme nuevamente yo misma. Me devolvió a mi mundo real, porque, aunque la arquitectura también es mi pasión, siento que estaba muy enfocada a mi carrera. Intervenir artísticamente los tenis me devolvió el amor por el arte y se ha convertido en un mecanismo de relajación y paz mental (…) la creatividad no tiene límites, el arte es un método de expresión”, explicó. 

Sobre el cuidado de los tenis

Isabella Carriazo asegura que una vez los tenis estén terminados es importante usarlos moderadamente, lavarlos con agua o con paños húmedos. Recomienda no restregarlos fuertemente, pues, pese a que es pintura especial para zapatos, estos podrían deteriorarse. 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO