EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/153429
Hobbie 16 de Agosto de 2019

El manga: un pasatiempo convertido en una profesión

El usuario es:
Foto: Orlando Amador

Rafael Gonzalezrubio y Aura Cristina Jácome buscan, por medio de sus ilustraciones, una forma para plasmar sus ideas y sentimientos para quienes conocen su arte.

Octavio De La Hoz Pérez @octaviodelahoz
Compartir:

Después de leer el título, algunos se preguntarán: ¿qué es el manga? Quizás hay quienes piensen que se trata de la parte de una blusa o una camiseta, pero no es así. El manga es el arte de la ilustración de la cultura japonesa, dibujada dentro de pequeños cuadros que forman una secuencia de imágenes que se convierten en historias. Se puede asociar con lo que se conoce en la cultura occidental como los cómics.

Entre Barranquilla y Japón existen miles de kilómetros de distancia, pero en la ciudad se encuentran personas que le dedican horas de trabajo a este estilo de dibujo. Para esta edición de la revista Sí, queremos hablar del manga en las manos de Rafael Gonzalezrubio y Aura Cristina Jácome, dos jóvenes apasionados desde pequeños por la ilustración, quienes han encontrado en este hobby una oportunidad de trabajo.

Entre el pasatiempo y el trabajo

Rafael Gonzalezrubio estudia Español y Literatura, pero quiere vivir del manga.

Desde niño, Rafael Gonzalezrubio, siempre le ha gustado la temática de dibujar y leer manga. Cuenta que en aquella época no era tan bueno y se frustraba por conseguir buenos dibujos. Al pasar los años, el joven mangaka, como se le conoce a estos ilustradores, fue mejorando con sus trazos y, al ingresar a la universidad, tomó su pasatiempo como algo más serio.

“Yo antes trabajaba con una revista estadounidense y me tocaba hacer mis historias en inglés. Aquí solo mis amigos saben de esto y espero que mucha más gente se interese por mi trabajo y por esta cultura”, relata Rafael, quien en su cuenta de instagram expone sus dibujos y adelantos de sus historias.

Todo proceso lleva su tiempo y Rafael explica la forma de crear sus páginas de manga. Él comenta que en una hoja plasma las escenas en forma de bocetos. Cuando está conforme con el resultado, se pasan a los páneles (cuadros de la página) en una hoja final. Allí realiza los detalles y trazos más finos para completarlo.

Con 21 años, Rafael dedica horas de trabajo y lectura de manga para nutrir sus historias y bocetos de su autoría. Dentro de su cuarto, acompañado de su pluma fuente, marcadores y muchas hojas sobre la mesa, el artista deja volar su imaginación para diseñar y planear sus futuras entregas. 

“En la actualidad estoy trabajando en un manga llamado Cabeza Muerta. Es la historia de una escuela de monstruos. Antes, cuando no organizaba mi tiempo y mis ideas para hacer mis historias, terminaba el primer capítulo, volvía a leerlo y si no me gustaba simplemente lo dejaba y empezaba a crear otro. Eso pasaba porque no me daba la tarea de realizar una respectiva planeación de lo que quería, principalmente con el guion”, comenta Rafael sobre la dedicación que le imprime a sus obras.

Aunque haya estudiado la carrera de Español y Literatura en la Universidad del Atlántico, Rafael espera en un futuro combinar su profesión con su pasatiempo favorito y cumplir su sueño de tener una vida estable desde su pasión. Comenta que no es fácil porque los materiales de trabajo, sobretodo la pluma g-pen, estándar para los mangas, es difícil de conseguir en la ciudad. Por ahora, espera graduarse y seguir trabajando en diferentes proyectos para alcanzar esa meta.

Una salida a la soledad

Aura Cristina Jácome ha dedicado tiempo al dibujo y la ilustración desde los 4 años.

La infancia de Aura Cristina Jácome no fue fácil. Del municipio de Aguachica (Cesar), esta joven artista lleva desde los cuatro años dibujando todo tipo de estilos de dibujo. Encontró en este pasatiempo una forma de distraerse y apasionarse año tras año en este mundo artístico. Ahora, con 22 años, Aura es independiente en Barranquilla y trabaja como ilustradora en una plataforma web de diferentes proyectos como libros infantiles.

“Inicié estudiando cuatro semestres de derecho en la universidad del atlántico. Luego decidí luchar por lo que me gustaba, pero mi mamá era la que me retenía porque quería que yo fuera abogada. Mantuve el promedio, pero el ambiente y la situación en general no me hacía feliz. Decidí salirme y empezar a estudiar artes gráficas hasta el año pasado que me gradué. Me dedico a dibujar, específicamente a la ilustración de mangas y libros infantiles. El manga junto con el dibujo han sido importantes en mi vida desde que tengo memoria y siempre serán mi pasión”, manifiesta Aura, la cual ha logrado que su pasatiempo se convierta en su sustento diario.

Una tableta gráfica, su lápiz pen, un computador y mucha creatividad son las herramientas que usa esta ilustradora para poner a volar su imaginación. Además, Aura ha participado en eventos de cultura geek, donde desarrolla stickers de fanarts de personajes de ánime y manga. En su cuenta de instagram, la artista presenta los distintos trabajos que ella realiza para darse a conocer y mostrar su arte.

“Me encantaría sacar mi propio cómic y seguir mejorando mi trabajo para vivir de esto”, finaliza Aura al proyectarse en unos años donde espera seguir trabajando en más proyectos relacionados con este mundo de la ilustración.

 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO