EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/95859
Cine 10 de Enero de 2013

La pixelada vida de ‘Ralph, el Demoledor’

El usuario es:

Compartir:

Cansado de ser ‘el malo del paseo’, Ralph, el demoledor del edificio central del videojuego Fix-it Felix Jr., se anima a pensar cómo sería su vida si ya no fuera el personaje temido por todos, sino más bien respetado, querido y admirado, tal como lo es Felix, su listo compañero del martillo dorado, quien repara todo lo que él destruye.

Cierta noche, luego de terminar un día normal de demoliciones, Ralph ve desde la distancia de su hogar –una montaña de ladrillos que él mismo apila de su labor diaria– la gran vida de Felix, quien es amado por su bondad.

Entonces decide asistir a una reunión de villanos –con el firme ánimo de poder desahogarse– a la que siempre fue invitado pero nunca había querido ir.

En dicho encuentro reconoce que su naturaleza es ser malo, y que eso “es bueno”; pero que a pesar de ser así, puede hacer cosas buenas por los demás. Algo que demuestra a lo largo de la cinta, con todo y lo traste e impulsivo que puede llegar a ser.

Al regresar a su hogar, se da cuenta que sus vecinos del edificio central no lo invitaron a la celebración de los 30 años del videojuego. Algo que lo entristece y a la vez lo reta a demostrar que sí puede lograr cosas buenas y además, que es una ficha fundamental para el juego.

Con el propósito de ganar una medalla que demuestre su bondad, Ralph ingresa a otros videojuegos violando varias reglas. Es así como Hero’s Duty y Sugar Rush se convierten en los escenarios perfectos para que el noble gigantón descubra la verdadera amistad y compañerismo junto a la pequeña Vanellope, a quien ayuda a encontrar su verdadero ser.

Una película que hará recordar la infancia a los más grandes y, a los chicos, conocer mundos fantásticos cuando los pixeles eran grandes protagonistas en los videojuegos.

Crítica: La mano del productor John Lasseter se notó de manera contundente en esta película animada de Disney; cada vez más alejada del clasicismo.

Por Rafael Escobar Saumet.
Twitter: @RalphSaumet

 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA