EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/149386
Cine 13 de Julio de 2018

El montaje, una pieza fundamental en filmes de bajo costo

El usuario es:

Foto: Archivo particular

Steve Carrillo Jiménez

Los directores que no han contado con grandes presupuestos han recurrido a técnicas que probaron con éxito. Aquí algunos ejemplos.

Si se inicia cualquier trabajo con un plan de ataque, habrá menos tiempo despilfarrado. Teniendo esto en cuenta, los directores de poco financiamiento, pero con reglas del montaje a su disposición, podían triunfar. Conociendo cuales tomas iban a utilizar era crucial, por razones del alto costo del acetato de celuloide y cortarlo físicamente en una mesa Moviola o Steenback requería bastantes horas. Al cabo, el tiempo es oro. 
 
Con anteproyecto en mano, el itinerario podía ser manejado con el fin de complacer los horarios personales de los técnicos y actores. Esto se lograba debido a ciertas sabidurías cinematográficas.  Miremos unos cuantos aspectos del montaje, de los cuales permiten elipsis o prolongamiento temporal y espacial. 
 
Montaje de continuidad. La mayoría de las películas adhieren a éste modo de editar, en donde se mantiene una coherencia espacial, continuidad temporal y relación visual. Su propósito es contar una historia tan fluidamente que su construcción ficciosa quede lo más oculta posible.  
 
 En las escenas de acción de la película Bullit (1968) sus cortes son motivados por movimientos rápidos. Los cambios de ángulos, que terminan siendo prácticamente  desapercibidos, ayudan a poner al observador en el momento e imaginar que está viviendo la experiencia. 
 
La técnica de editar vía acción paralela es implementada impecablemente en El padrino (1972).  El tiempo y el espacio son unidos en la secuencia en donde el gran capo está bautizando a su hijo mientras sus rivales son ejecutados. La yuxtaposición de lo sagrado con lo malévolo deja una resonancia moral en el espectador. 
 
Corte con salto. Esta forma, en donde hay una ruptura en la continuidad espacial por cortar a un plano con el mismo eje óptico, llama la atención a la construcción del cine. El corte con salto fue aplicado en Al final de la escapada (1960)  por cuestiones de necesidad. En la sala de edición necesitaban omitir ciertos momentos que no aportaban a la historia, pero por falta de ángulos cubriendo las escenas, les tocó editar usando la misma toma. Hoy en día, el corte con salto se utiliza bastante en los videos musicales. 
 
Montaje tonal. La tonalidad de luz, gráfica y cromática son las que guían este estilo de montaje. Un ejemplo del montaje tonal sería cortar de una toma que tiene mucho azul con otra en donde predomina el amarillo. En Ladrón que roba a otro ladrón (1996), el sello visual del director Wes Anderson se dejó conocer. Su composición fotográfica y paladar coloreado siguen sobresaliendo en todas sus obras.
 
Montaje intelectual y constructiva. En estos modos, las tomas editadas transcienden espacio y tiempo y el nexo entre ellas se debe a las ideas que generan. La suma de ellas y su semántica es más importante que las imágenes aisladas.  Por ejemplo, una toma de un cuchillo a un corazón crea la idea de dolor emocional. El acorazado Potemkin (1925) es un filme repleto del montaje intelectual y una universidad de cine para los que quieran aprender más del séptimo arte.  
 
Existen otras formas de editar, como el montaje rítmico, métrico, etc, para que uno examine. En nuestra existencia, todos somos editores porque el ojo y la memoria incorporan innatamente numerosas maneras de organizar, recordar, embellecer y contar. 
 
Pueden comenzar sus estudios cinematográficos analizando el montaje de las siguientes películas.
 
El listado que elaboramos para usted 
 
 
‘Bullit 1968’. Director: Peter Yates/Editor: Frank P. Keller. Un policía rudo de san Francisco se empeña en encontrar al capo del inframundo que mató al testigo que estuvo bajo su protección.
 
 
‘Bottle Rocket’ (‘Ladrón que roba a otro ladrón’) (1996). Director: Wes Anderson/ Editor: David Moritz. Tres amigos, que son ladrones amateurs, tienen planes de robar un botín en una fábrica y huir.
 
 
‘The Godfather’ (‘El padrino’) (1972). Director: Francis Ford Coppola/ Editores: William Reynolds Y Peter Zinner.  Un anciano patriarca de una dinastía del crimen organizado transfiere el control de su imperio clandestino a su hijo reacio.
 
 
‘Dip huet seung’ (‘El asesino’) (1989). Director: John Woo/ Editor: Kung-Wing Fan. Un asesino desilusionado acepta el último trabajo con la esperanza de utilizar sus ganancias para restaurar la visión de una cantante que él accidentalmente dejó ciega, solo para ser traicionado por su jefe.
 
 
‘Lock, Stock, and two smoking barrels’ (‘Juegos, trampas y dos armas humeantes’) (1998). Director: Guy Ritchie/ Editor Niven Howie. Un fallido juego de cartas en Londres hará que cuatro amigos, matones, cultivadores de marihuana, mafiosos duros, usureros y cobradores de deudas choquen en una serie de eventos inesperados. Todo con el fin de adquirir la marihuana, el dinero en efectivo y dos escopetas antiguas.
 
 
‘La estrategia del Caracol’ (1993). Director: Sergio Cabrera/ Editores:  Manuel Navia y Nicholas Wentworth. El dueño de una casa quiere que los inquilinos desalojen su propiedad, pero ellos hacen hasta lo imposible por quedarse.
 
‘JFK’ (‘JFK:  Caso abierto’) (1991). Director: Oliver Stone/ Editores: John Hutshing Y Pietro Scalia. El fiscal de distrito de Nueva Orleans, Jim Garrison, descubre que le falta una gran parte de la historia oficial del asesinato de Kennedy. 
 
 
‘Rashomon’ (1950). Director: Akira Kurosawa/ Editor: Akira Kurosawa. Un crimen atroz y sus secuelas es redactado desde los distintos puntos de vista de los implicados. 
 
 
‘À bout de soufflé’ (‘Al final de la escapada’) (1960). Director Jean-Luc Goddard/ Editor: Cécile Decugis. Un ladrón de poca monta roba un coche e impulsivamente asesina a un policía de motocicletas. Buscado por las autoridades, se reúne con una estudiante americana de periodismo e intenta persuadirla a huir con él a Italia.
 
 
‘El acorazado Potemkin’ (1925). Director: Sergei M. Eisenstein/ Editores: Grigoric Aleksandrov y Sergei M. Eisenstein. En medio de la revolución rusa de 1905, la tripulación del acorazado Potemkin se amotina contra el brutal y tiránico régimen de los oficiales de la nave. La manifestación callejera resultante trae consigo una masacre policial.
 
 

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas