EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/156632
Aplausos 12 de Agosto de 2020

El Caribe también se cuenta desde la virtualidad

El usuario es:
Foto: Cortesía Sala Luneta 50

La programación, que está diseñada tanto para niños como para adultos, abarca los fines de semana de este mes de agosto. La clausura se llevará a cabo del 24 al 29 próximos, informó la Sala Luneta 50, sus organizadores.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

La edición número 23 del festival internacional de cuenteros, El Caribe Cuenta, se podrá disfrutar desde la virtualidad con todos los retos que esto representa. Y es que “llueva, truene o relampaguee”, la Sala Luneta 50, su organizador, ha dicho que seguirá celebrando “el poder de las palabras”.       

De hecho, desde el primer fin de semana de agosto empezaron a sumergir a los internautas en una ‘gran ola’ de cuentos inspirados en la naturaleza, que invitan a cuidar el planeta tierra. Son, en esencia, relatos de muchas voces que convergen en un solo espacio virtual, en el que envían un mensaje que respalda la preservación de los ríos y fuentes de agua del mundo, la disminución de la polución, del plástico en los mares, en síntesis, la creación de una cultura de cuidado del medio ambiente a nivel mundial.

Zoila Sotomayor, directora ejecutiva del festival, manifiesta que aunque la incertidumbre tocó sus puertas desde el primer momento en que fue decretado el aislamiento preventivo, con su equipo decidieron seguir “su voz interior”, que los impulsaba a no bajar la guardia y sacar adelante el festival.

“Este evento propicia un encuentro de almas y de seres humanos alrededor de las palabras, así que dijimos que debíamos echar para adelante con el Caribe Cuenta. En septiembre del año pasado le pasamos el proyecto de concertación al Ministerio de Cultura y este mismo nos lo aprobó con un aporte modesto (...) lo que en un principio era un escenario que nos generaba miedo, ahora se ha convertido en un espacio que —desde el confinamiento— se abre a otros planos para comunicarnos y estar cerca de la gente”.

Asegura que al momento de empezar a organizar esta nueva edición contaron con el aporte “generoso” de los 45 narradores nacionales e internacionales que decidieron sumarse a la iniciativa del Caribe Cuenta online. Entre ellos figuran los provenientes de Camerún, de la región de Berbería, en el norte de África; de España, Francia, Argentina, Cuba, Costa Rica, Venezuela y Colombia. Adicionalmente han contado con la colaboración de seis narradores infantiles, ganadores del Concurso Intercolegial de Cuenteros.

“Con el sí de los artistas cada uno se encargó de enviarnos entre tres a cuatro videocuentos, con los que desde la Sala Luneta 50 hemos armado una gran parrilla de programación que abarca los fines de semana del mes de agosto y que está diseñada tanto para los niños (los sábados a partir de las 4:00 p.m.) como para los adultos (los viernes y sábados en horas de la noche). Con todo esto —a la fecha— las familias enteras han podido acceder a todo el contenido audiovisual que hemos preparado, pues la esencia del evento siempre ha sido rescatar la ancestral costumbre de escuchar cuentos presencialmente. Ahora con la situación actual hemos tenido que acercarnos a las pantallas para conectarnos con nuestro público, y de momento la respuesta ha sido positiva”.

Señala que la finalización del festival se dará en la semana del 24 al 29 de agosto, con una programación que se intensificará realizando las funciones todas las noches, a partir de las 4:00 p.m., hasta las 8:00 p.m.

Añade que desde la parte técnica han tenido que aprender a “moverse en el mundo digital”, así como lo han hecho muchos artistas y gestores en todo el mundo. Dice que en todo este proceso ha sido vital la participación de dos integrantes del equipo: July Martin y Manuel Domingo Sánchez, quienes se han encargado de montar cada videocuento de los artistas. Sus transmisiones se están llevando a cabo desde la cuenta de Facebook @luneta50_elcaribecuenta y desde el canal de YouTube de Luneta 50.

“Como individuos lo que hemos vivido hasta ahora con la programación es que las palabras son tan fuertes y si estas están dichas desde el corazón, con honestidad, calarán en la gente, así sea a través de una pantalla. Sabemos que detrás de las pantallas hay muchos seres humanos que están escuchando y sintiendo todo lo que los artistas envían, así que sí se está dando el encuentro, pero esperamos que todo esto pase porque no habrá nada mejor que la cercanía con la gente, el abrazo, y sentir la energía y los aplausos del público como retroalimentación”.

Sotomayor detalla que en las transmisiones también cuentan con un espacio especial, en el que todo aquel que desee hacer algún aporte monetario para la Sala Luneta 50 lo haga.

Dos cuenteros del Caribe. El barranquillero Fernando Cárdenas, invitado de esta edición, explica que participar en este evento le resulta importante, así como el hecho de que se siga realizando, a pesar de la situación que enfrenta el mundo. Él considera que es vital que, a través de la palabra y de las voces, la sociedad pueda acercarse desde el confinamiento, alimentando la relación de fraternidad.

“Narradores, cuenteros, actores, titiriteros y los artistas escénicos en general, nos estamos adaptando a esta nueva situación, haciendo uso más que nunca de los medios digitales para poder continuar con nuestras prácticas artísticas. La esencia de la narración oral escénica es el compartir historias, emociones, mundos y pensamientos, y creo que desde una plataforma podemos hacerlo; claro está, tenemos que adaptar muchas de nuestras técnicas para poder llegarle a todo aquel que se encuentra en el otro lado de la pantalla”.

Para Carlos Julio peña, oriundo de Corozal (Sucre) y también invitado del festival, es un privilegio relatar sus historias en este escenario. Es consciente que desde este plano hay una gran ventaja, que tiene que ver con una mayor expansión.

“Contar historias de manera presencial o a través de otro canal no elimina la esencia del cuentero porque su naturaleza es transportar la mente de la gente hacia los escenarios en los que transcurren las historias y a través del espacio virtual también se puede lograr. Aun así espero retomar las tarimas porque es agradable sentir los aplausos del público que disfruta nuestros relatos”.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA