EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/155942
Vive la Vida con Siad Char 03 de Junio de 2020

Nuestro ahora

El usuario es:
Siad Char
Compartir:

Aunque suene increíble todo lo que estamos viviendo, las “nuevas” costumbres que debemos tener no son descabelladas ni deben incomodarnos, por el contrario, debieron existir desde siempre en nuestras vidas. Comencemos hablando del lavado de manos. Esta es una acción que demuestra qué tan limpios somos y qué tanto nos importa mantenernos libres de bacterias o virus. Nuestras manos siempre han sido el principal foco de infección, tocamos cosas y luego alimentos que consumimos. 

Aunque lavar las manos constantemente es lo que debemos hacer no solo ahora, sino siempre, también debemos ser conscientes de la resequedad que esto causa en nuestra piel. Las cremas pueden resultar molestas porque nos dejan las manos con sensación grasosa, sin embargo deben estar siempre presentes para evitar la vejez de la piel. 

Estar en cuarentena nos ha llevado a comer más en casa, cocinar en familia. Este plan es un rescate de lo que acostumbrábamos hacer antes y es una delicia. De cierta manera nos obliga a ser un poco más atentos con los alimentos que ingerimos, a usar menos grasas, a crear un menú balanceado, etc. De igual manera podemos seguir con el consumo de comidas a domicilio, pero tal vez nos habíamos olvidado un poco de nuestra propia cocina. Los fines de semana, o un par de días entre semana podemos recurrir a los expertos restaurantes y ahí darnos un gusto, en esta época toca pedirlos a casa, pero esto se había convertido en el menú diario de nosotros antes de la pandemia. 

El trabajo, el colegio y las demás obligaciones nos había obligado a apartarnos de nuestra familia sin ser conscientes de ello. Estos meses en casa han servido para unirnos más y conocernos mejor. No hay mejor maestro para un niño que sus padres. De nosotros toman grandes ejemplos y memorias que los acompañaran toda la vida. No podemos dejarle todo al colegio, que hace una gran labor además importantísima en la vida de ellos, pero nosotros también somos necesarios. 

Estar lejos de nuestros padres, abuelos, tios, primos y amigos ha sido difícil, pero al mismo tiempo nos ha ayudado para abrir los ojos y aprender a agradecer y valorar cada segundo de la vida. Antes de la pandemia, muchas veces dejábamos todo por sentado, hasta podíamos creer que merecíamos mucho más, pero ahora nos damos cuenta que en realidad hemos agradecido poco. Somos bendecidos y tener vida es nuestro tesoro y así como cualquier tesoro toca cuidarlo. De nosotros mismos depende estar con vida y que nuestra familia y personas alrededor también lo estén. La pandemia no termina cuando acaba la cuarentena, el virus sigue, pero de nosotros depende cuidarnos, tener las precauciones necesarias para mantenernos sanos. Queramonos más, agradezcamos más y queramos a quienes están a nuestro lado.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA