EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/156019
Testimonio 10 de Junio de 2020

El “despertar de conciencia” de Chiquinquirá Solano

El usuario es:
Foto: Archivo particular

La actriz participa en la segunda temporada del reality ‘El Hermano Menor’ del canal Telecaribe, que se graba en la Sierra Nevada. Su experiencia en este 'templo natural', dice, le cambió la vida.

Sharon Kalil - Instagram: @sharondkalil
Compartir:

Vivir en medio de los árboles, conectarse con la Madre Tierra y conocer las costumbres de pueblos indígenas no son experiencias que puedan describirse con simples palabras. Para algunos, descubrirlas es un sueño y una aventura transformadora.

Así lo percibe Chiquinquirá Solano, una venezolana con nacionalidad colombiana, de 26 años, quien forma parte del reality ‘El Hermano Menor’, que se emite en el canal Telecaribe y que se desarrolla en la Sierra Nevada de Santa Marta.

Es actriz y se declara una amante de la naturaleza que disfruta de las cosas sencillas y al mismo tiempo magníficas que esta le entrega.

‘‘Me fascina el cielo estrellado por las noches, el sonido del agua caer, de los grillos y de las piedras. El silencio de la noche y la salida del sol por las mañanas junto a las aves, son sensaciones maravillosas para mí, me permiten conectarme con mi verdadera naturaleza y mi ser’’, expresa.

Chiquinquirá, desde la primera temporada de la producción, que logró alzarse en los Premios India Catalina a la Televisión Colombiana de este año con la estatuilla como mejor reality de la TV, se visionó siendo una de las participantes del programa. ‘‘Una semana antes de empezar a grabar visité Minca, en Santa Marta; llegué hasta Pozo Azul. Soy amante de las aventuras, así que me dije ‘pronto conoceré a los indígenas’. En ese momento me conecté con la naturaleza y luego, a la semana, para mi sorpresa recibí la noticia que había quedado seleccionada para el reality. Fue muy emocionante’’.

Cuenta que una de las anécdotas más bonitas que vivió fue poder expresar su arte y talento ante la comunidad Arhuaca. ‘‘Hicimos unas pequeñas escenas para recrear a la comunidad. Con varios de mis compañeros les enseñamos algunos bailes tradicionales de cada departamento, fue muy bonito ese intercambio cultural. Para mí fue maravilloso porque enviamos un mensaje de armonía y aprecio por la diversidad’’.

Dice que una de las costumbres que más le gustó de la comunidad Arhuaca con la que compartió, el pueblo Kantinurwa, fue la de despertar muy temprano a hacer marinik, que consiste en hacer algunas actividades como cortar monte, limpiar el corral de las ovejas, barrer o cortar la caña antes de desayunar.

‘‘Me gustó porque es algo que mi madre me enseñó desde niña; en muchas cosas me sentí muy identificada por el tipo de crianza que mi madre me dio, por ejemplo,  el hecho de que los indígenas sean muy independientes desde pequeños. Fue cautivador ver a los niños hacer sus deberes, son muy ordenados, limpios y organizados. La forma en la que las mujeres hacen el hilo para bordar las mochilas me cautivó mucho. Lavar en el río también fue magnífico’’.

Otra de los aspectos que resalta es haber conocido a sus 15 compañeros de competencia. ‘‘Cada uno de ellos, junto a la comunidad indígena de los Arhuacos, le aportaron a mi vida de forma positiva. Aprendí sobre el cuidado, la preservación del ciclo de la naturaleza. También a valorar la dignidad de todo ser viviente, pues todos somos parte de todo, hasta una partícula de polvo es valiosa para la madre naturaleza’’.

También llamó su atención costumbres ancestrales de los arhuacos como pedir permiso para tomar los recursos de la Madre Tierra, la conexión y bendiciones que les significa caminar descalzos por la tierra o creer que las piedras y demás elementos de la naturaleza tienen una madre y un padre.

Para Chiquinquirá, ‘El Hermano Menor’ no sólo es un reality, sino que va más allá: ‘‘nos ayuda a ser mejores seres humanos, a crear conciencia y a despertar de todo lo inadecuado que la sociedad nos ha enseñado. Yo lo titulé ‘El despertar de conciencia’ porque ellos nos enseñan que el respeto a la dignidad de todos los seres vivientes es fundamental, debido a que nuestra supervivencia depende del cuidado que le damos a todos los recursos naturales, y que junto con ellos somos uno’’.

Sobre su trabajo. La también administradora en finanzas y especialista en Marketing digital ha actuado en diferentes obras de teatro, en series como Breicok y 12 Crónicas, en el canal Telecaribe. En Venezuela, por su parte, trabajó durante dos años en el canal Televen.

Chiquinquirá se describe como una mujer resiliente, espiritual, apasionada ‘‘y con un corazón grande para seguir aprendiendo en este camino de enseñanzas llamado vida’’. También hace parte de la organización Soka Gakkay Internacional que, según cuenta, busca promocionar la paz, la cultura y la educación, mediante el diálogo de los valores universales.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA