EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/155628
Relaciones 11 de Marzo de 2020

Señales para identificar cuando su ‘mejor amigo’ ha sufrido maltrato

El usuario es:
Foto: shutterstock

Los perros y gatos se vuelven apáticos y sienten miedo, según médicos veterinarios consultados. Conozca las secuelas que deja el maltratador.

Sharon Kalil - @sharondkalil
Compartir:

Marino es un perro travieso que desde pequeño se mostró ansioso y agresivo con otras mascotas. Después de casi tres años de ser paseado y entrenado,  empezó a expresar con su rostro tristeza y miedo, según su ama, Beatriz Mantilla.

“Al sentir la presencia de su paseador, Marino se orinaba, se escondía, se mostraba inquieto y solo hacía caso a las órdenes que con fuerza él le daba. Yo pensaba que su actuar era porque sentía emoción, hasta que me di cuenta que actuaba igual de agresivo que antes cuando el paseador no estaba”.

Beatriz nunca vio un golpe, una cortada o algún daño físico en Marino, pero sí le hizo caso a las señales de maltrato que  este mostró con sus acciones. Y es que las mascotas también “hablan” y “piden auxilio” a través de su comportamiento, según explican los médicos veterinarios zootecnistas Belisario Roncallo y Óscar Guevara.

Roncallo afirma que las señales en perros y gatos son similares, y que el maltrato puede ser de dos tipos: físico y psicológico. En el primero hay agresión en la integridad corporal de la mascota y se detecta al ver algún tipo de alteración sobre la piel o en partes del cuerpo. El segundo, que es más difícil de detectar, muchas veces se produce de manera inconsciente.

Por su parte, Guevara comentó que el maltrato en las mascotas es muy común y que podría dejar ciertas secuelas en sus comportamientos y estados físicos.

“Las mascotas pueden reflejar si han vivido experiencias traumáticas con emociones como miedo, ansiedad, depresión, agresividad, hiperapego por sus nuevos acompañantes y fobias intensas. También pueden evitar el tacto, tener posturas defensivas (orejas atrás, espalda curvada, los cuatro miembros flexionados, entre otras), no querer ningún contacto visual y producir lloriqueos, aullidos, ladridos, gruñidos y mordidas”, dijo el especialista.

Roncallo le recomienda a todas las personas que permanezcan atentas a la respuesta de las mascotas ante la compañía humana.

“Con el miedo expresan la desconfianza hacia las personas, sin importar que ya las conozcan. Es más fuerte si está el maltratador presente, pues la mascota puede orinarse o hacerse popó. También busca huir del lugar y desplazarse hacia las esquinas de una habitación, poniendo su cuerpo en posición de sumisión con la cabeza y las orejas hacia abajo, evitando el contacto visual y gruñendo de manera tenue”.

Agrega que muchos se vuelven apáticos a interactuar con humanos, por lo que evitan responder al juego. “Si bien pueden estar atentos a su entorno no los motiva nada, son asociales y suspicaces. Ante cualquier alteración o sonido fuerte pueden reaccionar escondiéndose o agrediendo”.

Cabe destacar que, según Guevara, el maltrato psicológico en el gato podría ser más difícil de diagnosticar, puesto que es una especie que generalmente presenta un comportamiento miedoso. “Cualquier maltrato puede implicar que el sentimiento de miedo sea más intenso. También hay señales como que se paralizan, se escapan o se esconden y tienen comportamientos agresivos. Orinar, defecar y la salivación excesiva son algunos síntomas que implican que se sienten en una situación de amenaza”.

Ahora bien, sobre la identificación de casos de zoofilia, el especialista en mención comenta que es muy difícil diagnosticar que una mascota haya sido abusada sexualmente sin exámenes médicos específicos para encontrar lesiones relacionadas con el abuso. “Pero uno podría esperar que sean animales que a la manipulación podrían reaccionar con agresividad y miedo, aunque es muy arriesgado decirlo sin exámenes que lo comprueben”.

Si usted descubrió que su mascota fue maltratada, los médicos consultados aconsejan que el paso a seguir es crear un ambiente seguro en el que la haga sentir amada y útil, no la obligue a hacer nada bajo ninguna circunstancia, proporciónele un lugar seguro para que se aísle cuando él lo desee, dele una alimentación equilibrada según su especie y asegúrese de que haga suficiente actividad física, incluyendo de 20 a 30 minutos de ejercicio todos los días.

Lo que dice la ley

En Colombia, leyes como la 1774 de 2016, protegen a los animales del maltrato. En su esencia dicen que “el trato se basa en el respeto, la solidaridad, la compasión, la ética, la justicia, el cuidado, la prevención del sufrimiento, la erradicación del cautiverio y el abandono, así como de cualquier forma de abuso, maltrato, violencia, y trato cruel”.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA