EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/154249
Relaciones 06 de Noviembre de 2019

Matrimonios 'abiertos' ¿un 'contrato' que soluciona la infidelidad?

El usuario es:
Foto: shutterstock

Las relaciones libres pueden generar mayor respeto por la individualidad y revivir la pasión, pero también provocar la pérdida de autoestima, según expertos.

Sharon Kalil - @sharondkalil
Compartir:

¿Dejaría usted que su pareja tuviera relaciones íntimas con otras personas sin considerarlo como una infidelidad?, en la actualidad, con el ideal de romper estereotipos y de satisfacerse a sí mismo, crece en el mundo la tendencia de tener este tipo de relaciones.

Se le llaman relaciones abiertas o libres y consisten en “darle permiso” al otro para involucrase con alguien más, sin llegar a concebir un afecto sentimental.

El dating site latinoamericano Second Love reveló en una reciente encuesta que realizó a 10.000 personas, (hombres y mujeres entre 30 y 69 años), que 4 de cada 10 están de acuerdo con tener una relación abierta. Incluso en algunos casos hay parejas en las que ambos utilizan el portal para buscar una aventura por separado.

También concluyeron que internet es el principal lugar de reunión para las personas que desean tener relaciones extra-matrimoniales, y más del 75% de los hombres y mujeres lo indican como la mejor manera de contactarse.

Otro de los datos que dejó ver la encuesta fue que el 80% de las personas creen que el amante tiene más herramientas para seducir y complacer que su pareja actual.

El psicólogo Juan Manuel Lemus destacó que esta situación es más común en relaciones duraderas, en las que en algún punto ha llegado la monotonía.

“Estas parejas pueden ver afectadas su autoestima, pues es estar expuesto a que la intimidad que se tenga con la pareja también sea abierta. También si alguna de las dos partes es obligada a entrar a este estado para cumplir las fantasías del otro es perjudicial para sí mismo”.

Ahora bien, según Ricardo Garcia Barragán, psicólogo clínico, especialista en arte terapeuta e hipnoterapia clínica y regresiva, cuando la relación abierta se forma en un matrimonio es importante que, en la medida de lo posible, los hijos tengan conocimiento de esta, “pero en un momento de sus vidas que puedan comprender, entender y asimilar este tipo de vida”.

Agregó que dos personas antes de crear un vínculo libre deben “primero recibir asesoría profesional, para lograr “saber” si realmente pueden soportar que su pareja tenga intimidad con otras personas y todo lo que puede acarrear este tipo de relación, que dicho sea de paso, puede traer cierta estabilidad a la pareja por la prevención de los celos, libertad personal, mayor respeto por la individualidad de la pareja, mayor solidez en la pareja, mayor honestidad, y en algunos “revive” la llama de la pasión”.

Así como tiene puntos a favor, García comentó que tiene muchas cosas en contra, como, por ejemplo, posibles enfermedades de transmisión sexual, posibilidad de tener un hijo que no sea de la pareja principal, posibilidad de establecer un vínculo emocional fuerte con alguna de las parejas secundarias, etcétera.

“Es importante que la persona esté preparada psicológica y mentalmente sobre lo que quiere o desea en su vida, pues solo así sabrá si querrá ser parte de esta experiencia. Las relaciones abiertas son elecciones y no son sostenibles en el tiempo, pues generalmente existe la tendencia que alguno de los dos se enamoré (...) todos los seres humanos estamos en la búsqueda de amar y ser amados, así que, aunque se maneje la ideología de no comprometerse o entregarse al otro, en el fondo se trata de que no se quiere ser lastimado por el otro ”, dijo Laura Rodríguez Villanueva, psicóloga clínica del Centro de Transformación 180°.

Lemus también afirmó que es necesario que la pareja tenga muy buena comunicación y que establezca pautas. “Si se dan cuenta de que no funciono la relación abierta es aún más necesario hablarlo y ser sinceros. Ahora bien, una cosa es una relación abierta y otra es estar con alguien para cumplir una fantasía sexual”.

Una relación abierta se puede considerar un fracaso cuando una de las partes no se siente cómoda, no tienen comunicación efectiva, la confianza y el respeto se pierden y hay incumplimiento en las reglas y en los límites del “contrato”.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO