EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/33797
Relaciones 16 de Agosto de 2011

Más sobre las intimidades cortas

El usuario es:

Foto:

Lo que escribí la última vez sobre las eyaculaciones rápidas generó bastantes comentarios. Quiero referirme a dos de ellos que nos permiten analizar algunos conceptos importantes y útiles para la armonía conyugal y el bienestar de la familia.

Si lees atentamente este articulo conocerás un poco más sobre como se deteriora la vida de una pareja si no se pone atención al trastorno sexual que impide que las parejas tengan una vida sexual armoniosa, placentera y saludable.

El primer email fue escrito por una mujer de unos 40 años cuyo esposo tiene problemas con la rapidez de la eyaculación, ya ella calcula que su marido termina en menos de 2 minutos.

Esta enfermedad sexual ha trastornado mucho sus relaciones íntimas y les ha generado muchas discusiones. Con respecto a las relaciones sexuales, ella me cuenta que al principio de su matrimonio ella sentía muchas ganas de hacer el amor pero con el correr del tiempo, la frustración que le daba quedarse empezada, sin culminar con un orgasmo, le fue bajando el deseo sexual.

Después de un tiempo de matrimonio ya casi no le provoca y últimamente ha comenzado a molestarle que el la busque en la cama, lo que la llevado a recurrir a muchas escusas para no tener relaciones sexuales.

Por otro lado, al principio ella le pedía con insistencia que buscara un tratamiento para esta disfunción pero él se negaba cortando las discusiones con la frase” otra vez con tu cantaleta” y la conversación quedaba en nada.

Esta mujer me escribe porque en los últimos meses ella ha sentido que le atrae mucho físicamente el marido de una de sus mejores amigas. Aunque ella siente que quiere a su esposo, cada vez que se encuentran en una actividad social se emociona cuando conversa con esta persona.

Ella dice que en los aspectos sexuales su marido es un hombre muy bueno, atento, cariñoso y muy responsable. Ella siente que tienen una familia muy bonita pero que ese amigo cada vez le atrae más físicamente, tanto que ya ha comenzado a fantasear con un encuentro intimo con esa persona.

El otro e-mail interesante es de una mujer de 30 años. También ella refiere que quiere mucho a su marido. Agrega que se trata de un hombre bueno, responsable y muy cariñoso con ella y sus dos hijos pequeños. Dice que como se casó virgen nunca supo mucho de las relaciones sexuales pero con el tiempo las conversaciones de sus amigas comenzaron a mostrarle que su vida íntima era deficiente por la rapidez que tenían sus relaciones sexuales.

Ella dice que al principio trato de hablar con su marido sobre el tema pero que no fue posible por las repetidas evasivas con las que su esposo le contestaba cada vez que ella trataba de tocar el tema. Al final, luego de 8 o 9 años de frustración, decidió tratar de olvidarse de ese tema, hasta que comenzó a sentir una atracción física intensa por un excompañero de la universidad.

Con mucha culpa y temor comenzó a conversar y a verse con esta persona hasta que termino teniendo relaciones sexuales. Dice ella que fue todo un mundo nuevo, lleno de muchas emociones intensas que nunca antes había conocido.

Son relaciones, de toda una tarde, con experiencias muy gratificantes le han mostrado toda su plenitud sexual. Está segura de no querer a su amante pero no se siente capaz de terminar esa relación que le ha cambiado la percepción que ella tenía de la sexualidad.

Un amante no debe ser la solucion. Es evidente que en ambos casos se debería trabajar para demorar la eyaculación del marido y fortalecer el vínculo matrimonial, pero nuestro machismo, el mismo que estimula las palizas que muchas mujeres reciben de su compañero, impide que se busque ayuda profesional para curar la eyaculación precoz.

Por: José Manuel González
Tel. (575)3572314
Cel. 310-6302444
Dirección. Carrera 51B 94-334, consultorio 404, Barranquilla
www.drjmgonzalez.com

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas