EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/130410
Relaciones 19 de Marzo de 2014

El justo y necesario tiempo para la pareja y los amigos

El usuario es:

Foto: Shutterstock y archivo

El error más grande en el que cae una pareja es aislarse de todos sus contactos y solo vivir el uno para el otro. Eso aburre.

Alejandro Rosales Mantilla / @alejorosalesm

“Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo: un tiempo para nacer, y un tiempo para morir; un tiempo para plantar, y un tiempo para cosechar”. Pasaje bíblico del libro de Eclesiastés, capítulo 3.

En la vida marital o de novios, siguiendo los consejos bíblicos y de especialistas en el tema hay que saber repartir en su justa medida el tiempo para la pareja y el tiempo para los amigos, todo por el bienestar de la relación.

Para la sexóloga Flavia Dos Santos es importante que la pareja tenga momentos de alejamiento para volver a encontrarse.

Dice la especialista brasileña que el error más grande en el que cae una pareja es aislarse de todas las amistades para solo vivir el uno para el otro. Si eso sucede —expone— llegará el momento en que uno de los dos se agote.

Anota Flavia que precisamente una de las razones fundamentales por las que las relaciones se deterioran es “la falta de temas comunes para compartir”.


Flavia Dos Santos, en su visita a El Heraldo.

“Que rico cuando uno comparte con sus amigos otros momentos, llegas a la casa y tienes experiencias que contar, que te hicieron crecer y vivir para luego compartir. Uno de los factores que mantiene la atracción es exactamente eso, la curiosidad, la duda, la pregunta constante, tratar de ver al otro como un mundo nuevo a descubrir cada día. Si nosotros sabemos y conocemos todo de él, ¿Entonces qué hay por descubrir?”.

En el mismo sentido la psicóloga y especialista en terapia de pareja Frauki Jiménez sostiene que en la pareja hay que estar juntos pero no atados.

No necesariamente la pareja debe ser como un hermano siamés, pero tampoco llegar al extremo de descuidarla. Por esto —comenta Jiménez— para tener una buena relación hay que ser uno mismo y trabajar para conocerse y ser autónomo en el buen sentido de la palabra.

“En esos espacios cada uno debe buscar un proyecto de vida, de sueños  a nivel deportivo, cultural,  académico y social. En pareja se buscan otras metas como los hijos, la casa, el carro, un negocio”.

Añade la psicóloga que se debe compartir con los amigos de vez en cuando, pero con responsabilidad. “En lo que no se puede caer es en los extremos de decir que se va a pasar un rato con los amigos y el hombre termina perdiéndose todo el fin de semana. En pocas palabras manejar esos espacios con responsabilidad”.

Celos. Para la psicóloga Jiménez las personas que más se oponen a que su pareja pase tiempo en otros espacios tienen una personalidad posesiva, característica de lo celosos patológicos que solo quieren controlar, sobreproteger, y tratar al otro como un niño y no como un adulto. “Ahí hay que poner límites”.

Recomienda Jiménez por el bien de la relación y hacerla sostenible, entender que no hay que dar tanta explicación a la pareja de lo que se hace.

“Por ejemplo: la mujer le pregunta a su esposo a qué hora sale del trabajo y eso es normal, pero si la pregunta incluye detalles del por qué a esa hora o con quién se va a quedar, se incurre en una falta de respeto”.

Concluye la experta que no hay que ceder a todos los pedidos que haga la pareja, sobre todo cuando eso incluye perder la identidad. “Entre más se acceda, más le van a pedir”.

"La palabra no es oxigenarse, es crecer, vivir otras experiencias y ahí encontrarse para compartir ese crecimiento”. Flavia dos Santos. Sexóloga.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de Relaciones Más de revistas