EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/153362
Relaciones 07 de Agosto de 2019

Claves para mejorar la vida sexual en pareja

El usuario es:
Foto: shutterstock

Una discusión, un resentimiento y la falta de tiempo generan la baja frecuencia sexual, que se puede sobrellevar a través de la comunicación, entre otros ‘tips’.

Sharon Kalil - @sharondkalil
Compartir:

El amor, el respeto y la admiración son algunos sentimientos y valores que toda pareja quiere tener en su relación. Muchas veces, a pesar de que existan los anteriores, el matrimonio o el noviazgo se ve deteriorado a causa de otro factor, que para expertos es primordial: las relaciones sexuales.

Y es que, por ejemplo, con el paso del tiempo muchas parejas no tienen la misma frecuencia sexual que cuando están recién casados, debido a que dejan la etapa inicial donde la relación está llena de adrenalina: el enamoramiento o encantamiento.

El psicólogo Jorge Velásquez, quien es experto en terapia de pareja, contó que cuando los pacientes van a su consulta y dicen que tienen una baja frecuencia sexual “normalmente es por puro estrés, tienen muchas ocupaciones por el cuidado de los niños y ese tipo cosas”.

Agregó que en muchas ocasiones la falta de deseo sexual se puede generar por alguna discusión, un resentimiento y por falta de tiempo. Si usted está pasando por esta situación, tenga en cuenta que el especialista aseguró que uno de los aspectos determinantes para retomar la vida sexual es conversar con su la pareja para que cada uno exprese lo que siente, lo que le pasa y lo que necesita.

“El proceso de comunicación es vital en el momento en el que se quiere buscar una solución a esa baja frecuencia sexual o de la negación sexual. Deben identificar si es un problema físico, si es un problema por la edad, si es un trastorno clínico, si requiere algún tipo de tratamiento o si simplemente ese mal hábito es el producto de no solucionar problemas de administración del tiempo o problemas personales”, dijo Velásquez.

Ahora bien, la psicóloga y terapeuta sexual Mary Ardila Hernández manifestó que la pareja debe tener claro que una cosa es sexualidad, es decir, realizar el acto sexual, y otra cosa es sensualidad, que implica el conocimiento pleno de la pareja a lo largo y extenso del mayor órgano sexual que es la piel.

“Se debe generar un flujo de ideas para hacer cosas que habitualmente no se hacen y así encender el fuego de la relación. Es preponderante saber en qué etapa de la vida está la pareja, ya sea en la menopausia o en la andropausia, para consultar y tratar cualquier alteración orgánica disfuncional que pueda generarse, pues los mencionados procesos generan trastornos en el deseo sexual por la caída de los estrógenos en ellas y de la testosterona en ellos, y de las hormonas mixtas en los dos”.

Cabe destacar que el deseo sexual no solo es dependiente de la química de la pareja, sino también del origen hormonal y del índice de atracción.

 “Si siente que la frecuencia sexual que están teniendo es baja (1 o 2 veces por mes) o que es incómoda, dolorosa o desagradable; si uno de los dos siempre rechaza al otro a la hora de tener relaciones sexuales; si hay impotencia, frigidez, eyaculación precoz, anorgasmia o si simplemente no están conformes con su vida sexual, es necesario tener el valor de buscar la ayuda profesional y resolver cualquier cosa que les esté afectando”, dijo Velásquez.

También tenga en cuenta que uno de los aspectos más relevantes que se genera cuando no hay vida sexual,  es la ansiedad sexual, que ataca mucho más en los hombres que las mujeres, y no es más que esa necesidad natural de tener relaciones sexuales.

“La ansiedad sexual en el hombre se puede manifestar en maltrato y en agresión, en el caso de la mujer las manifestaciones de la falta de actividad sexual también pueden tener consecuencias de orden relacional con el constante maltrato y discusiones familiares. En muchos casos donde hay mala comunicación y distanciamiento, la relación podría terminar en infidelidad o en maltrato físico o psicológico, y de alguna manera todos estos aspectos deterioran profundamente la vida familiar”, explicó el profesional.

Ardila comentó que el entorno familiar afecta la vida de pareja, pues la presencia de los hijos cuando se meten al lecho cama de la pareja destruye toda forma de idealización de la felicidad en pareja, ya que no se generan ideas, miradas, comunicación y acercamiento físico.

“Esto es algo que debe ser resuelto de inmediato y es una causa del distanciamiento de la pareja, y de que concluya el deseo sexual y la convivencia en pareja”.

Otros consejos. Es un trabajo de ambos aprender a comprenderse, aprender a conversar si algo les incomoda en la relación sexual. “Deben desarrollar una disposición permanente de disfrutar de la relación de pareja. El sexo en el matrimonio o en la relación no es simplemente sexo, sino que es la mayor manifestación del amor”, dijo Jorge Velásquez. Mary Ardila comentó que es clave saber que existen tratamientos para tratar las disfunciones sexuales, ya sean de deseo, excitación, lubricación y orgasmo.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO