EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/156694
Relaciones 12 de Agosto de 2020

Cautela y equilibrio, claves para un noviazgo virtual en la pandemia

El usuario es:
Foto: 123RF

Las bases de este tipo de esta relación, como cualquier otra, deben estar constituidas por el respeto mutuo, trato digno y amoroso, límites, acuerdos y consensos.

Sharon Kalil - Instagram: @sharondkalil
Compartir:

Las miradas, los abrazos, los besos y las caricias se han convertido, para muchos, en nuevos deseos reprimidos, teniendo en cuenta las restricciones actuales.  Y es que hoy día hacer ‘click’ con otra persona, acercarse y conocer del otro es más complicado, aunque existen un sinnúmero de plataformas que ayudan en la interacción.

De cualquier manera, concebir una relación virtual ha sido la opción para muchos durante esta cuarentena. De acuerdo al psicólogo Ricardo García Barragán, establecer relaciones entre humanos causa cierta dificultad para la gran mayoría, por tanto, la virtualidad ayuda en ese proceso, sobre todo en el contacto inicial, que es el más complicado ya que no hay encuentro físico.

‘‘Debe tenerse en cuenta la adicción que las nuevas tecnologías despiertan en todos, pero especialmente en los menores de edad.  Una ‘‘relación’’ virtual puede traer muchas satisfacciones, pero también muchos problemas psicológicos que pueden marcar la vida de las personas. Por tanto, en este tipo de relaciones los cuidados se deben extremar. Internet sirve para conectar, contactar a las personas, pero nunca las reemplaza’’, aseguró.

La también psicóloga Ángela Ramos Peña (@psangelaramos) dijo que los amores virtuales pueden tornarse desaforados como adictivos, al igual que profundos y amorosos, ‘‘esto justamente es lo que contribuye a enmascarar el miedo al amor genuino, al compromiso, a las relaciones “reales”, y es aquí donde radica su cuestionamiento más directo: que las relaciones humanas son y serán entabladas por medio de la comunicación’’.

Destacó que esta interacción pone a juego los límites, los constructos de respecto, auto-cuidado, entre otros aspectos. Por esto, los riesgos psicológicos de un noviazgo consolidado virtualmente están determinados en lo individual y descritos en términos de expectativas, de ansiedad por no contacto o no conocimiento físico del otro, depresión ante fracturas o rupturas en la relación, etcétera.

Al entablar la relación, según García, es aconsejable que se empiece a conversar como amigos, ya que es más fácil indagar sobre el otro: preguntar sobre sus gustos, sus pasiones, sus creencias, cómo piensa de la vida y de las personas, por ejemplo.

‘‘Las personas no pueden olvidar que, si frente a frente se miente, se engaña, pues es más factible y fácil hacerlo por internet. De cualquier manera, sí es posible llegar a tener una relación que se inicie de forma virtual. La cautela, repito, es clave en este tipo de relaciones. Hay que conocer la personalidad del otro lo antes posible, sus gustos, su forma de reaccionar, fijarse si mide mucho las palabras al responder y anotar todo en un diario para luego revisar e ir atando cabos’’.

También recomendó no enviar fotos reveladoras ni datos personales como la dirección de la casa, y hablar sobre la otra persona con familiares. Cuando se vaya a dar el paso de conocerse físicamente, aseguró que lo conveniente es que se vaya en compañía de una persona de confianza para sentirse seguro.

Ángela, por su parte, agregó que las bases de este tipo de relación, como en cualquier otra, deben estar constituidas por el respeto mutuo, trato digno y amoroso, límites, acuerdos y consensos.

‘‘Un espacio de confianza estará constituido por mi autoconocimiento y la honestidad con la que entablo mis relaciones y por la precaución general de los límites y tratos del uno hacia el otro. Comenzar una relación por internet no es imposible, pero no es una tarea fácil: hay que ser conscientes de lo que uno se está enfrentando, cuáles son los posibles riesgos y cuáles son las ventajas, pero, sobre todo, se debe ir con cautela y con tranquilidad. Todo toma un tiempo, y apurar el paso al conocimiento y contacto con el otro no es la mejor herramienta’’.

Tenga en cuenta que fortalecer una relación de pareja se determina con aspectos de mínimo cuidado, tales como la atención, el saludo y el trato. Son clave, por ejemplo, los horarios para conversar, una lectura de libros para compartir y socializar en determinados espacios, al menos en un noviazgo en el que la tecnología es la mejor aliada.

Tusa. Ahora bien, si la relación virtual fracasa, el reponerse de esta depende del tiempo de contacto de los involucrados y de si se conocieron personalmente o no. ‘‘Podría ser más fácil o más difícil de superar que una "real". Todo depende de la personalidad y el carácter de la persona, y de sus particulares recursos de resiliencia. Si se llegaron a conocer y no funcionó, podría ser un poco más doloroso, pero todo depende de sus propios recursos’’, explicó García.

Aunque siempre será una opción, en una relación personal y en una virtual, sufrir una decepción amorosa, sepa que algunos factores externos que podrían deteriorarla son los engaños, las mentiras, la falta de sinceridad, la deshonestidad, el control excesivo, la intensidad, e inclusive el sexo virtual.

Finalmente, mantener el equilibrio es el consejo de los especialistas en relación de pareja. 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA