EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/19603
Psicología 03 de Mayo de 2011

El bullying: manifestación de matones y matoneados

El usuario es:

Compartir:

Hace poco llegó a mi consultorio, visiblemente angustiada y desesperada, la madre de una de mis pacientes, cuya hija de 12 años de edad, es víctima del bullying o matoneo que es un vínculo destructivo que se da en forma verbal, física, social o sicológica.

Se presenta en cualquier rango de edad, y su único objetivo es generar ansiedad, dolor y sufrimiento. La madre de la víctima me dijo que no sabe qué hacer con la situación que vive su hija en el colegio.

Y, llorando, sin tener ninguna pista de cómo debería actuar, afirmó que su hija ha sido víctima del matoneo desde hace aproximadamente un año.

El último episodio ocurrió cuando unas compañeras del curso le cortaron el pelo durante el receso y le escribieron signos obscenos en su cuerpo. Actualmente, la niña se niega a ir al colegio, no quiere dormir sola y ha disminuido su apetito.

Por su parte, la institución educativa no ha asumido ninguna responsabilidad por dicho acto, ya que, de acuerdo a profesores y directivos, nadie presenció la agresión. Si los colegios no ejecutan ninguna acción ni ninguna reprimenda contra los matones, ¿cómo podremos prevenir el matoneo y las devastadoras consecuencias que produce en las víctimas?

Este episodio es solo uno de los millones de casos que se viven diariamente en el mundo; estos casos no solo se limita al ámbito escolar, sino también al laboral, al social y al familiar.

El matón o agresor es la parte activa de la relación; es un individuo que tiene como objeto herir, mortificar y humillar a su víctima. La mayoría de las veces, el matón no actúa solo, sino que cuenta con un grupo de fans o espectadores, que se vuelven cómplices de sus actos.

Muchos ignoramos que el matón requiere del matoneado para sentirse fuerte y seguro. El matoneado se convierte en depositario de todas las debilidades del agresor, quien así mantiene su autoestima y su seguridad.

Es bastante común encontrar que el matoneado es una persona poseedora de talentos y habilidades que han despertado la envidia del agresor. Este último demerita y se burla de esas capacidades porque, en realidad, no las tiene y quiere apropiárselas. Desde luego, dicho proceso se da de manera inconsciente.

Pisotear la autoestima de sus víctimas fortalece la propia. Por otro lado, el matoneado, o parte pasiva de la relación, es la víctima, y, desafortunadamente, es en quien se genera mayor sufrimiento y daños sicológicos, irreversibles y supremamente dolorosos.

Por lo general, los matoneados ya han sido víctimas de agresión y violencia; son seres indefensos que generalmente se aíslan del mundo, ya que todo su entorno se vuelve peligroso.

No existe ningún tratamiento o técnica que tenga como objetivo erradicar el bullying, aunque hay técnicas de prevención para que esto no ocurra. Como padres, profesores y compañeros podemos implementar acciones que disminuya la posibilidad de que esta violencia siga ocurriendo. Ante la víctima, es necesario dar apoyo, seguridad y compañía.

Debemos reforzarle su autoestima elogiando sus capacidades personales, y animarla a que haga amistades fuera del colegio.

Es necesario mantener una comunicación fluida con la institución donde se produce la violencia, y cerciorarse de que esté alerta ante la situación.

SÍNTOMAS DE BULLYING

* Grandes Inseguridades
* Cambios de Conducta
* Baja Autoestima
* Dificultad para hacer amigos
* Variaciones de ánimo
* Problemas Escolares o laborales
* Aparición de síntomas físicos

CON RESPECTO AL AGRESOR

Es importante actuar con urgencia y firmeza, dejando en claro que su conducta no es aceptable; demostrarle que dicho comportamiento no lo vuelve más poderoso y temido como piensa, sino que por el contrario, lo hace lucir como un ser humano inseguro, que se aprovecha de los más débiles con el fin de satisfacer sus necesidades sicológicas. Mayor información en el teléfono: 3738372

Texto: María Lourdes Dávila
Psicóloga clínica

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO