EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/136094
Personaje 02 de Diciembre de 2015

Aquí es donde Liliana Bechara invoca a la musa

El usuario es:

Foto: Orlando Amador

“A mis amigas y a mí nos encanta estar en este lugar. Es casi un ritual”.

Inguel Julieth De La Rosa Vence

Con una interpretación de la canción A fuego lento, Liliana Bechara nos recibe en su “rincón favorito”, justo como hemos llamado a esta nueva sección de revista M!ércoles. Está ubicado en el centro de su nuevo apartamento y desde ahí toca la guitarra, canta y conversa con sus mejores amigas. Es también el lugar perfecto para “meditar sobre las cosas de la vida, hablar de los desplantes de los hombres, las anécdotas que no se olvidan”.

El rincón con el que inauguramos esta sección es tan colorido como la misma Liliana. Ahí resalta su cuadro favorito, una obra del artista Jorge Cantillo que intenta resumir su vida en pareja.

“Sí, este espacio es más mío que de él. Nuestras conversaciones las tenemos en el cuarto, de allá salgo para acá a pensar, a meditar”, comenta la corresponsal en Barranquilla de Noticias Caracol.

En este arte atesorado, una cámara, un micrófono, un tacón y un bolso parecen opacar un pequeño tiburón que representa la pasión rojiblanca de su esposo. Claro, íconos de México y Nueva York, como las pirámides de Chichén Itzá o Bourbon St., sellan con lápiz de cera sobre vinilo plástico los viajes que ha disfrutado junto a él.

Cada vez que quiere dejar de lado el estrés, hace karaoke con sus tres mejores amigas: dos de carne y hueso, y la primera, la que siempre la acompaña en sus desahogos cantados, su guitarra.

No importa si se daña el abanico o el televisor, este siempre será su rinconcito, donde concibe “los sueños más locos”. “Aquí me he imaginado viajar por el mundo sin tener que trabajar, para seguir pintando ese cuadro y muchos más”, dice, entre risas.

Pero viajar no es su único sueño, cada vez que canta, ella no ve el televisor que tiene en frente ni el abanico que está en el techo, ella imagina que está en el Madison Square Garden, el estadio más famoso de Nueva York, con un público multitudinario que admira su voz desgarradora y su habilidad con la guitarra.

¿En qué piensas aquí? “En lo que quisiera que pasara y no me ha pasado, sueño mucho, me ilusiono rápido”, responde.

En la comodidad de un gran sofá gris también suele inspirarse para crear sus notas periodísticas de entretenimiento. “Por ejemplo, aquí fue donde ideé la entrevista que le hice a Alfredo Gutiérrez ahora que murió el maestro Calixto Ochoa”, comenta.

En estos momentos, Liliana está concentrada en su trabajo, y Diego, su esposo, está haciendo una maestría sin dejar de trabajar, pero no descartan que la familia se crezca el próximo año.

“Como los bebés absorben todo, no sé si este seguirá siendo mi espacio o el suyo. Lo único que sé es que le cantaré desde que esté en la barriga a ver si sale cantante”, exclama.


Liliana nos recibió en su rincón favorito con las notas de la canción ‘A fuego lento’. 

Un poco más sobre Liliana
La presentadora barranquillera se enamoró de su profesión desde la niñez. Actualmente trabaja en Telecaribe y es corresponsal para Show Caracol. El canto es una parte importante de su vida. En esta entrevista confesó su amor por la canción ‘A fuego lento’, de Rosana, y habló sobre su deseo de expandir su familia en los próximos años. Se autodenomina muy sentimental. 

Etiquetas

Más de revistas