EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/153680
Moda 04 de Septiembre de 2019

Diana de Gales, la ‘reina de corazones’ que revolucionó la moda

El usuario es:
Foto: AFP, Buckingham Palace, Mario Testino y Shutterstock.

Daniela Murillo Pinilla @DanielaMurilloP
Compartir:

Escoger seis atuendos que resuman la vida de Lady Diana Spencer, la Princesa de Gales, es una tarea maratónica, por no decir, casi imposible. Seguida por decenas de fotógrafos en su día a día, fue tal vez la mujer más fotografiada de la tierra. Su evidente belleza, vocación de servicio y su encarnación en la figura de una princesa que se salió del molde para romper estereotipos de la realeza británica la convirtieron en el foco de atención de millones de personas en el mundo. 

No obstante, sus acciones solidarias y ayudas humanitarias no fueron los únicos aspectos que maravillaron a la opinión pública. Diana brilló también gracias a la evolución de su estilo. 

El 24 de febrero de 1981 se anunció su compromiso matrimonial con el príncipe Carlos. Sus primeros atuendos bajo la luz pública se caracterizaron por ser más recatados, sin embargo con el paso del tiempo, Diana fue transformando su imagen de una joven a una mujer, con la ayuda de piezas más ajustadas, vestidos arriba de la rodilla y uno que otro escote. Aunque solía vestir creaciones locales, en muchas ocasiones se atrevió a incluir en su armario prendas de diseñadores internacionales como Dior y Versace. 

Su estilo sofisticado representado en estampado de bolas, combinación de bloques de colores, mangas dramáticas, vestidos de gala e inconfundibles piezas deportivas han inmortalizado el legado de Diana, tras haberse cumplido 22 años de su muerte el pasado 31 de agosto. 

Un baile con Travolta

En la noche del 9 de noviembre de 1985, el príncipe Carlos y Diana asistieron a una gala benéfica en la Casa Blanca, organizada por el presidente de Estados Unidos Ronald Reagan y su esposa Nancy. Allí se encontró con John Travolta, con quien bailó y sorprendió a los asistentes. La princesa eligió un vestido de gala azul oscuro de hombros descubiertos del diseñador británico Victor Edelstein. En esta ocasión, complementó su atuendo con una vistosa gargantilla.

El elegido para el gran día

Los diseñadores Elizabeth y David Emanuel, también exesposos, fueron los creadores del vestido más emblemático de Diana: el de su boda con el príncipe Carlos. El 29 de julio de 1981, la joven entró a la Catedral de St. Paul, de la mano de su padre, luciendo un vestido ajustado y con bordados y encajes en la parte superior. Las mangas voluminosas, la cintura ajustada y una cola decorada con encaje brillante, perlas y lentejuelas fueron el encanto del traje. Además, lució la tiara de diamantes Spencer, propiedad de su familia, la cual complementó con un velo en seda marfil.

Bajo el lente de Testino

Lady Di se dejó fotografiar más de una vez por el fotógrafo de moda peruano Mario Testino, incluso fue el último en realizar una sesión de fotos a la princesa antes de su muerte. Este retrato hace parte de las fotos publicadas en la revista Vanity Fair en 1997. Cálida y espontánea, la princesa lució un vestido blanco de una sola manga con brillantes, que había lucido previamente en galas y estrenos de películas.

Su paso por Cannes

Como si hubiera salido de un cuento de hadas, así lució Diana en el Festival de Cine de Cannes de 1987. Un vestido azul celeste ‘strapless’ con detalles drapeados de la diseñadora francesa Catherine Walker fue su opción para asistir al evento. Lo complementó con una pashmina y unas zapatillas del mismo color.

Una propuesta urbana

Mucho antes de que las Kardashians popularizaran los shorts de ciclistas, Lady Di ya le había dado su toque personal, sin perder la elegancia. Junto a buzos ‘oversized’ y tenis, este fue un ‘look’ que Diana solía repetir durante su semana. Una propuesta sofisticada para hacer deporte y que se transporta con facilidad a las calles.

El vestido de la venganza

Esta creación de la diseñadora griega Christina Stambolian fue catalogado por la prensa, en varias ocasiones, como el “atuendo más sensual” en la historia de Diana. En junio de 1994, el príncipe Carlos confesó su infidelidad con Camila Parker, mientras se encontraba casado con la Princesa de Gales. Ese mismo día, Lady Di asistió a un evento luciendo esta llamativa pieza que dejaba al descubierto sus piernas y hombros.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO