EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/154395
Mi Terapia de Pareja 20 de Noviembre de 2019

¿Qué sucede cuando no tenemos deseo sexual?

El usuario es:
Frauky Jiménez Mazo
Compartir:

Una persona que tiene inhibido su deseo sexual, no siente interés por mantener ningún tipo de actividad sexual, y además tampoco piensa en el sexo o tiene fantasías sexuales. ¡El sexo ya no forma parte de su vida!

Este problema sexual es muy frecuente, poco comentado, debido a que casi nadie se atreve a confesar que ya no siente interés por el sexo.

Cuando algún hombre pasa una temporada con bajo deseo sexual, tiende a negarlo, minimizarlo, guardar silencio sobre el tema, o a justificarlo con alguna causa externa. De esta forma no se siente dañado en su autoestima masculina.

Pero las mujeres tampoco nos quedamos atrás. Para nosotras la sociedad es más permisiva en este tema. Siempre se han contado los chistes típicos de las excusas del dolor de cabeza femenino con el que muchas mujeres han evitado las relaciones sexuales.

En ocasiones, esta apatía por el sexo ha ido apareciendo de forma paulatina, lentamente nuestro deseo fue disminuyendo. Casi no nos dimos cuenta de que la frecuencia en nuestras relaciones sexuales iba desapareciendo. Nos parecía normal, lo podíamos achacar a cualquier sucedo de nuestra vida, tal vez el trabajo excesivo y cansancio, preocupaciones de la vida, falta de tiempo para el sexo etc… sin embargo, el problema persistía hasta en momentos de relax y vacaciones.

Pueden rechazar los besos, caricias y abrazos de su pareja, así como situaciones románticas o que inviten a la intimidad, por miedo a que deriven en actividades sexuales. Con lo cual, la pareja no solo acaba sin sexo, sino también alejándose afectivamente.

Al principio, cuando rechazamos las relaciones sexuales, nuestra pareja puede insistir e incluso tomar la iniciativa sexual, la persona que no siente deseo, se siente presionada, las relaciones sexuales le van generando más y más ansiedad, y se siente fatal de rechazar a su pareja, y en ocasiones, se accede a tener sexo para reducir la tensión que se ha generado en la pareja con su intimidad sexual, y así evitar los reproches, las acusaciones, los comentarios negativos, las amenazas de buscar sexo afuera porque no se tiene en casa.

Pasar una temporada con menos deseo sexual es absolutamente normal. También nos pasa al revés, tenemos etapas en las que nuestro deseo sexual es más potente, y estamos más receptivos/vas a mantener relaciones sexuales. Son oscilaciones normales del deseo sexual y, normalmente, pasado un tiempo, recuperamos nuestro ritmo sexual. El problema sucede cuando la falta de deseo o inapetencia sexual es persistente y se instala en nuestra intimidad.

Cuando el problema radica en diferentes preferencias en cuanto a frecuencia y actividades sexuales deben escoger una solución a su problema basada en un modelo de negociación yo gano y tú ganas, si la alternativa de solución no es compartida, no se mantendrá en el tiempo y volverán a tener problemas con respecto a la frecuencia de sus relaciones sexuales.

Esperen próximas columnas donde ampliare el tema de bajo deseo sexual.

Sígueme en Instagram: frauky_jimenez

www.miterapiadepareja.com

www.retirosdepareja.com

Cel. 311 209 8845

 

 

 

 

 

 

 

 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA