EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/151603
Mi Terapia de Pareja 13 de Febrero de 2019

Amor en la adolescencia

El usuario es:
Frauky Jiménez Mazo

Durante la adolescencia, la mayoría de las personas viven sus primeros amores, también sus primeras experiencias sexuales y muchos viven sus primeros desamores. Los cambios biológicos y psicológicos por los que pasan chicas y chicos a esta edad exacerban todos los sentimientos, también el amor y el desamor, los primeros amores están marcados por una mezcla de felicidad, pero también de dolor propio de las inseguridades, miedos, desconfianzas y dudas de la edad.

Los adolescentes necesitan ser orientados, conocer las consecuencias de un noviazgo dañino, y de iniciarse sexualmente a temprana edad. Pero también necesitan conocer las características de un noviazgo saludable y la posibilidad de establecer relaciones amorosas adecuadas para su edad con el consentimiento de los padres.

En ocasiones, la oposición de los padres para que su hijo (a), tenga pareja, puede producir el efecto contrario, es lo que se llama como Síndrome Romeo y Julieta. Lograremos que el hijo o hija estreche más la relación con su pareja.

Pero al  hablar de una forma tranquila hará que sea más fácil que entienda nuestras dudas, recelos, acepten nuestros razonamientos y consejos, mantener una comunicación fluida, que no parezca que nos estamos metiendo en su vida, ya que a esta edad se valora mucho la intimidad.

El temor de muchos padres de que sus hijos adolescentes se involucren en una relación amorosa usualmente tiene su origen en la idea de que su hijo inicie la práctica de actividades sexuales para las cuales no esté preparado.

Prohibir la relación podrían desencadenar, sentimientos de incomprensión, resentimiento, ira hacia unos padres que no le permiten decidir con quién relacionarse.

Algunas veces, los adolescentes creen que una relación de pareja puede servirles para solucionar todo tipo de problemas, como huir de familias en conflicto, la depresión, autoestima, el amor aparece como una especie de elixir mágico.

Pero cuando terminan una relación, aparece esa sensación de tristeza, piensan que nunca volverán a ser felices, a reír, a amar. Ven como imposible olvidar a su ex pareja.

Lo mejor es estar ahí para consolarlos, abrazarlos, hacerles ver que no se acaba el mundo aunque ellos puede que lo vean así. Cuando este amor desaparece, la mejor forma de ayudar a nuestros hijos es empatizar con ellos, desde el papel de padres. La mejor ayuda es aportar cariño, comprensión, apoyo, sin dejar de tener unos límites claros para ayudarles también a manejar su estado de ánimo.

Si el duelo se alarga, busca ayuda. No suele ser frecuente pero algunos adolescentes con problemas de depresión y otros trastornos psicológicos pueden alargar excesivamente el duelo producido por una ruptura amorosa.

Para concluir, hay que inculcar a nuestros hijos que nadie debe obligar nunca a otra persona a hacer nada que no quiera hacer. Que conocerse y experimentar el amor debe ir ligado a unos sentimientos profundos.

Sígueme en mi página Frauky Jiménez

Celular: 311 2098845 Dra. Frauky Jiménez Mazo

@frauky

Síguenos en Instagram, frauky_jimenez

CLINICA TERAPIA DE PAREJA

 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas