EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/133916
Maribel Pedrozo 12 de Mayo de 2015

Rosácea, afección común de la piel

El usuario es:
Maribel Pedrozo
Compartir:

La rosácea es una afección común y muchas veces incomprendida. Es una enfermedad crónica que afecta la piel y a veces los ojos. Se estima que más de 45 millones de personas en el mundo entero padecen esta enfermedad. Afecta hombres y mujeres entre los 30 y 60 años. Es más común en las mujeres (durante la menopausia) y personas de piel clara y fina. Todavía se desconoce la etiología precisa de la rosácea, se cree que factores como la predisposición genética, la herencia, la seborrea, carencias de vitaminas, enfermedades endocrinas, infección por helicobacter pilori, los ácaros demodex y el daño solar, entre otras, pueden ser factores de su causa. Algunos investigadores científicos sostienen que el estrés, desórdenes estomacales y la ansiedad también juegan un papel importante.

El desarrollo de la rosácea es lento, y el cuadro completo de este tarda años en manifestarse comenzando con un enrojecimiento frecuente en la parte central de la cara (sonrojarse). A medida que avanza podemos verlo en frente, nariz, mentón, cuello, orejas y pecho; también puede haber ardor y una leve hinchazón, notando síntomas como las telangiectasias (dilatación superficial de los vasos sanguíneos de la cara) y en casos más avanzados la rynophyma (enrojecimiento y engrosamiento de intensidad variable en la nariz), papilas, pústulas, comezón, sensación de quemazón o ardor.

Cabe mencionar que algunos factores que empeoran la rosácea son: comidas muy calientes o picantes, alcohol, cigarrillo, temperaturas muy frías, menopausia, estrés, tensión, ansiedad, uso de esteroides en cara por mucho tiempo, viento, ejercicio intenso, calor, baños con agua caliente, entre otras.

El doctor Alejandro Pedrozo, dermatólogo en Miami, afirma que más de 14 millones de personas en Estados Unidos la padecen. “Es muy común ver estos pacientes en mi práctica día a día, el problema es que muchos de ellos se automedican y no saben usar los productos adecuados”. Explica que hay que educarlos en el cuidado que deben tener en casa y en la aplicación de los tratamientos, ya que esta condición no tiene cura, solo se trata y controla, y con el tiempo la piel puede lucir mejor.

También sobre los medicamentos tópicos, de acuerdo al grado de rosácea, la disciplina del paciente con el cuidado en casa y el láser juega un papel importante, advierte Pedrozo.

Consejos
1. Si notas algunos de estos cambios en tu piel, no te automediques, acude a un dermatólogo.
2. Usa limpiadoras, suaves, orgánicas y sin químicos.
3. Lava tu piel siempre con agua fría.
4. Seca tu piel cuidadosamente sin frotar.
5. Usa cremas hidratantes suaves, hipoalergénicas.
6. Usa diariamente un protector solar suave con SPF de más de 30.
7. Ingerir en tu alimentación diaria productos con un PH alcalino es muy aconsejable, sobre todo las frutas frescas y verduras que también ayudan en la digestión.
8. Controla el estrés con unos buenos ejercicios de respiración (yoga).

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO