EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/148926
José Manuel González 30 de Mayo de 2018

¿Tu marido sufre de prostitufilia?

El usuario es:
Jose Manuel Gonzalez

El termino parafilia (del griego para: “al margen de” y filia: “amor”) se refiere a la presencia de repetidas e intensas fantasías sexuales, impulsos o comportamientos sexuales “atípicos”, que se convierten en el foco principal (y a veces exclusivos) de la vida sexual. Las parafilias a veces provocan malestar o deterioro personal, social, laboral o en otras áreas importantes en la vida de la persona. Algunas de ellas son catalogadas como delitos sexuales, por ejemplo, la paidofilia o pedofilia. La prostitufilia se refiere a la presencia de repetidas e intensas fantasías sexuales, impulsos o comportamientos sexuales relacionados con las prácticas sexuales obtenidas a través del dinero o de “regalos”. La prostitufilia se encuentra muchas veces asociada al consumo de alcohol y otras drogas. En algunos países es un delito.

La prostitufilia lleva muchas veces a que la vida de la persona gire fundamentalmente alrededor de las prostitutas, las trabajadoras sexuales, las prepagos, las “call girl”, las masajistas, las damas de compañía y otras personas que ofrecen sexo a cambio de dinero, o su equivalente en “regalos” o “ayudas”.

Existen varias teorías con respecto al origen de las parafilias. Algunas de ellas hablan de los problemas para establecer relaciones, por poca habilidad social o por baja autoestima. Es común el caso del hombre que no sabe cómo seducir a una mujer y aprende a utilizar los servicios sexuales de una prostituta para ahorrarse el esfuerzo de tener que enamorar a una chica, o para evitar el temor a ser rechazado en sus intentos de atraerla. También las investigaciones muestran que las experiencias traumáticas o de abuso sexual infantil pueden causar trastornos como la prostitufilia. El mal ejemplo de los padres y figuras importantes para el niño, por razones culturales, como el machismo, también puede influir en el desarrollo de la prostitufilia.

En terapia de pareja es común recibir casos de pacientes cuyas parejas se quejan de baja frecuencia de las relaciones sexuales y que de pronto descubren que su esposo mantiene una activa vida sexual a cambio de dinero. Recuerdo un caso de un ejecutivo en mi consultorio de Bogotá, muy exitoso en su vida laboral, dueño de su propio negocio, que sostenía relaciones sexuales con su esposa cada 5 o 6 meses, pero que tenía encuentros sexuales cada 2 o 3 días en diferentes sitios de masajes eróticos. Él pasaba gran parte del tiempo pensando en su próximo masaje erótico. Era como una obsesión. Llegaba a los sitios y elegía la masajista que más le agradaba, y con ella, a quien le estaba pagando, se atrevía a explorar muchas variantes durante el encuentro sexual. Con su esposa era muy recatado, y su escasa vida erótica conyugal era muy conservadora.

Escríbeme lo que piensas de esto.  

Dir: Cra. 51B No. 94-334, consultorio 404 Barranquilla.
Celular: (57) 310 630 24 44
www.drjmgonzalez.com
@drjosegonzalez

Etiquetas

Más de revistas

¿Tu marido sufre de prostitufilia?

Miércoles, Mayo 30, 2018 - 00:00
Jose Manuel Gonzalez

El termino parafilia (del griego para: “al margen de” y filia: “amor”) se refiere a la presencia de repetidas e intensas fantasías sexuales, impulsos o comportamientos sexuales “atípicos”, que se convierten en el foco principal (y a veces exclusivos) de la vida sexual. Las parafilias a veces provocan malestar o deterioro personal, social, laboral o en otras áreas importantes en la vida de la persona. Algunas de ellas son catalogadas como delitos sexuales, por ejemplo, la paidofilia o pedofilia. La prostitufilia se refiere a la presencia de repetidas e intensas fantasías sexuales, impulsos o comportamientos sexuales relacionados con las prácticas sexuales obtenidas a través del dinero o de “regalos”. La prostitufilia se encuentra muchas veces asociada al consumo de alcohol y otras drogas. En algunos países es un delito.

La prostitufilia lleva muchas veces a que la vida de la persona gire fundamentalmente alrededor de las prostitutas, las trabajadoras sexuales, las prepagos, las “call girl”, las masajistas, las damas de compañía y otras personas que ofrecen sexo a cambio de dinero, o su equivalente en “regalos” o “ayudas”.

Existen varias teorías con respecto al origen de las parafilias. Algunas de ellas hablan de los problemas para establecer relaciones, por poca habilidad social o por baja autoestima. Es común el caso del hombre que no sabe cómo seducir a una mujer y aprende a utilizar los servicios sexuales de una prostituta para ahorrarse el esfuerzo de tener que enamorar a una chica, o para evitar el temor a ser rechazado en sus intentos de atraerla. También las investigaciones muestran que las experiencias traumáticas o de abuso sexual infantil pueden causar trastornos como la prostitufilia. El mal ejemplo de los padres y figuras importantes para el niño, por razones culturales, como el machismo, también puede influir en el desarrollo de la prostitufilia.

En terapia de pareja es común recibir casos de pacientes cuyas parejas se quejan de baja frecuencia de las relaciones sexuales y que de pronto descubren que su esposo mantiene una activa vida sexual a cambio de dinero. Recuerdo un caso de un ejecutivo en mi consultorio de Bogotá, muy exitoso en su vida laboral, dueño de su propio negocio, que sostenía relaciones sexuales con su esposa cada 5 o 6 meses, pero que tenía encuentros sexuales cada 2 o 3 días en diferentes sitios de masajes eróticos. Él pasaba gran parte del tiempo pensando en su próximo masaje erótico. Era como una obsesión. Llegaba a los sitios y elegía la masajista que más le agradaba, y con ella, a quien le estaba pagando, se atrevía a explorar muchas variantes durante el encuentro sexual. Con su esposa era muy recatado, y su escasa vida erótica conyugal era muy conservadora.

Escríbeme lo que piensas de esto.  

Dir: Cra. 51B No. 94-334, consultorio 404 Barranquilla.
Celular: (57) 310 630 24 44
www.drjmgonzalez.com
@drjosegonzalez

Imagen: