EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/130680
José Manuel González 16 de Abril de 2014

Reflexionando sobre el abuso sexual infantil

El usuario es:

José Manuel González
Compartir:

La Semana Santa nos proporciona tiempo para reflexionar sobre cosas importantes para la familia. Con frecuencia nos encontramos en la terapia de pareja con las devastadoras consecuencias del abuso sexual infantil. No solo se observan una serie de bloqueos sexuales que afectan drásticamente la intimidad de la pareja, si no que también el abuso sexual infantil llega a marcar negativamente la capacidad de comunicarse adecuadamente para poder establecer vínculos respetuosos y con la confianza necesaria para una buena relación de pareja.

Cada día vemos con temor cómo están aumentando los abusos sexuales infantiles. El día de los niños es una fecha adecuada para volver a referirnos a este importante tema.
El abuso sexual es cualquier acto erótico con un niño(a) llevado a cabo por un adulto -o por otro niño(a) mayor que la víctima-. Esto puede hacerse tocando los genitales del niño(a); haciendo que el niño(a) toque los genitales de un adulto o de otro niño(a); por contacto bucogenital, o por penetración vaginal o anal. A veces ocurren otros tipos de abuso, como mostrar al niño(a) revistas o películas pornográficas, o utilizar al niño(a) para elaborar material pornográfico.

Lo más común es que quienes abusan sexualmente de niños(as) sean personas a las que el niño(a) conoce y que lo pueden controlar. En aproximadamente 8 de cada 10 casos reportados, el abusador es conocido por la víctima. Casi siempre se convence al niño(a) a participar en este tipo de actos por medio de la persuasión, proporcionándole recompensas o amenazas.

Los siguientes signos pueden sugerir que un niño(a) esta siendo abusado sexualmente:

· Terror inexplicable a algunas personas o a algunos lugares.

· Decir a alguien que ha sido víctima de un ataque sexual.

· Tener frecuentemente actividades sexuales sugestivas o hablar frecuentemente de temas sexuales.

· Dibujos tétricos o con exceso de rojo y negro.

· Cambios súbitos en su conducta.

· Tratar de que otros niños(as) lleven a cabo actos sexuales.

Un menor víctima de mal trato sexual también puede presentar ropa interior rota, manchada o sangrada y dolor o rasquiña en los genitales o el recto.

Cuando se entere de un abuso sexual tome en cuenta seriamente la información, pero serénese.

Cuando se ignora la información dada por el niño(a), éste no se arriesgará a volverlo a decir, y como consecuencia, puede permanecer víctima de abuso por meses o incluso años.

Asegúrese de apoyar y ayudar al niño(a) a entender que el abuso sexual no es por su culpa.

Dele mucho cariño y confianza en sí mismo. Si Usted está enojado, no permita que el niño(a) se dé cuenta. Esto es importante para que el niño(a) no piense que Usted está enojado con él.

Alabe al niño por ser tan valiente de contárselo - esto es de la mayor importancia si el niño(a) ha sido víctima de algún pariente cercano o amigo de la familia -.

Consiga ayuda profesional inmediatamente, hable con su pediatra, psicólogo, psiquiatra o trabajador social. El abuso sexual infantil es un problema grave que debe ser atendido profesionalmente.

Si desea mas información lea en mi blig: http://drjosegonzalez.blogspot.com/2011/01/abuso-sexual-infantil.html

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO