EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/155866
José Manuel González 27 de Mayo de 2020

Reconciliarse después de una infidelidad

El usuario es:
Jose Manuel Gonzalez
Compartir:

Una gran mayoría de las personas que actualmente buscan terapia de pareja lo hacen como consecuencia de la crisis que genera la infidelidad de uno de los miembros de la pareja. Es el más común motivo de consulta.

Muchas veces se observa una actitud escéptica en alguno de los miembros de la pareja, pero la experiencia muestra que cerca del 80% de las parejas con este problema logran superar la crisis y llegan a convertirse en parejas más felices de lo que eran antes de la infidelidad. Esto se debe a que la adecuada terapia de pareja lleva a modificar las actitudes, costumbres y creencias que tenían antes de la crisis, que, entre otras cosas, fueron las que estimularon, facilitaron y mantuvieron la infidelidad.

Cuando es posible llegar a comprender la situación y perdonar los errores cometidos (de parte y parte) la pareja sale adelante. Para esto es necesario conocer que en los hombres la infidelidad muchas veces se relaciona con la inmadurez y la búsqueda de sensaciones físicas gratificantes que su relación de pareja no le proporciona adecuadamente. Por otro lado, en las mujeres la infidelidad está relacionada frecuentemente a la falta de la sensación de ser admirada, valorada y respetada por su compañero.

En otras palabras, los hombres que no han aprendido a controlar sus deseos y a mirar atentamente las consecuencias de sus acciones (actuar como niños, lo que se llama inmadurez), y las mujeres que se sienten maltratadas por sus compañeros, son las personas que con más frecuencia son infieles.

Es importante recalcar que estas personas infieles (hombres y mujeres) sienten con frecuencia amor hacia sus parejas. Este es un hecho importante. La falta de amor no es la principal causa de infidelidad.

La forma como se descubrió la infidelidad es importante en el proceso de reconciliación. Cuando no se tenía ninguna sospecha y se pensaba que la pareja nunca sería infiel, el golpe psicológico es mucho más grande y se tarda más tiempo el proceso de perdón y reconciliación. Igual ocurre si se niega por mucho tiempo la infidelidad después de haber sido descubierta.

No es lo mismo la infidelidad con alguien desconocido, que cuando se trata de alguien cercano a la pareja. El proceso es más lento y doloroso cuando, por ejemplo, se trata de una persona amiga de ambos miembros de la pareja.

Al pedir perdón es importante decir cosas como “perdóname por haberte sido infiel, yo no lo hice con la intención de hacerte daño, fue un error que cometí por no saber cómo controlar la tentación, pero yo te amo y te prometo que esto no volverá a ocurrir”.

Me gustaría invitarte a conversar con tu pareja sobre estas ideas que acabo de presentarte. Si quieres conocer más al respecto pídeme gratis —al WhatsApp +573106302444— el libro ‘Disfrutando el matrimonio’, que profundiza sobre este tema.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA