EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/138461
José Manuel González 20 de Julio de 2016

¿Qué es el pompoarismo?

El usuario es:
Jose Manuel Gonzalez
Compartir:
Pompoar es una palabra originaria del Sur de la India, en el idioma local se escribe ‘pâm-pohur’. La palabra designa el control mental de la mujer sobre su musculatura circunvaginal. Los ejercicios para fortalecer estos músculos, para aumentar el placer mutuo durante las relaciones sexuales, se practican desde hace cerca de 3.000 años. Nacieron en India, fueron perfeccionados en Japón y Tailandia. 
 
El diccionario Michaelis explica que pompear es la contracción voluntaria de los músculos circunvaginales, con el fin de inducir sensaciones eróticas en el pene durante el acto sexual. Tal práctica prolonga e intensifica el placer sexual de ambos, mujer y hombre. En cuanto a esto parece no haber duda.
 
Por los relatos de quien vive esta experiencia, una pompoarista tiene varios orgasmos intensos y lleva a su pareja, por medio de masajes que su vagina le hace en el pene, a obtener sensaciones de placer indescriptibles. En la costa Caribe colombiana se conoce como “chupadera” (y se habla de que esa mujer tiene cupadera). 
 
LOS MÚSCULOS QUE INTENSIFICAN EL PLACER 
 
Hace mucho tiempo que los sexólogos tienen conocimiento de la importancia del fortalecimiento de los músculos vaginales y sus contracciones para el orgasmo femenino y para el placer del hombre.
 
Los músculos pubococcigeos son un grupo de músculos que se extienden desde el hueso púbico hasta el coxis. En el hombre son responsables de la contracción que impide que la eyaculación ocurra, evitando la expulsión del semen. El orgasmo múltiple masculino depende del fortalecimiento de estos músculos. En la mujer ellos introducen las contracciones rítmicas que están asociadas al orgasmo. 
 
Como ocurre con los músculos que no son usados frecuentemente, la falta de ejercicio hace que los pubococcigeos tiendan a tornarse flácidos. Existen ejercicios elaborados para que estos músculos puedan ser ejercitados, como cualquier otro. 
 
Los músculos pubococcigeos bien ejercitados van a posibilitar al hombre erecciones más largas y mayor control de la eyaculación. En la mujer, un mayor placer con la penetración vaginal, por el aumento de la sensibilidad a los estímulos físicos. Con estos el manejo adecuado de estos músculos se puede “disparar” el orgasmo cuando hay dificultades para conseguirlo.
 
En contrapartida, una extrema tensión de estos músculos ocasiona en las mujeres disfunciones tales como vaginismo, cuando la penetración del pene se torna dolorosa.
 
Si quieres más información sobre tema, pídemela a clinicadelsexo@gmail.com
Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO