EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/135296
José Manuel González 30 de Septiembre de 2015

Posconflicto y armonía conyugal

El usuario es:
Foto: Shutterstock

José Manuel González
Compartir:

Ahora que los acuerdos para la paz parecen concretizarse y la gente anda emocionada hablando del posconflicto es importante no olvidar que la paz nace en las creencias, actitudes y hábitos que los seres humanos desarrollan en el hogar a partir de la armonía conyugal de los padres (o de quienes actúen como tales).

Una persona criada en medio de una pareja armoniosa que se respete, que acepte las diferentes opiniones, que es leal, sincera, colaboradora y honesta puede vivir en paz consigo mismo y con los demás. Pero esto es muy difícil cuando las personas crecieron en medio de la violencia física o psicológica que genera la desarmonía matrimonial.

El estado debería desarrollar programas y proyectos para sensibilizar y fortalecer las ideas, creencias y costumbres que generan armonía conyugal para que las niñas y los niños colombianos aprendan a expresar afecto, a compartir, a respetar, a ser leales y sinceros con los demás seres humanos. Eso se aprende en el hogar.

Este espacio en la revista Miércoles, que nació a principios de 1999, es el primer y más antiguo proyecto de educación comunitaria para la vida en pareja desarrollado en la Región Caribe colombiana. Al principio, semanalmente, y en los últimos años quincenalmente, esta parte de la revista Miércoles ha insistido en los valores fundamentales para fortalecer la armonía conyugal: amor, comunicación, lealtad, respeto, honestidad y placer sexual.

Esta publicación periódica facilitó la creación de otro proyecto, la “Clínica del Amor”, que desde el año 2005 hasta hace poco se realizó en el canal regional Telecaribe para rescatar y fortalecer los valores, actitudes y costumbres que facilitan la armonía conyugal.

Programas de ese tipo servirían mucho para que en el posconflicto las niñas y los niños de nuestro país crecieran en medio de un ambiente de armonía, colaboración, lealtad, respeto por las diferencias y fidelidad a las personas y a las causas.

Podríamos preguntarnos: ¿El ejemplo diario que yo le doy a mis hijas e hijos en el hogar es de respeto hacia los derechos de los demás?, ¿o mis hijos me ven tratar irrespetuosamente a los demás miembros de la familia?

¿Les estoy enseñando con mi ejemplo a mis hijos a resolver los naturales conflictos de toda convivencia por medio de la conversación tranquila y pacífica?, ¿o mis hijos me ven reaccionar con ira, violencia o temor ante los problemas de la vida?

¿Ante mis hijos o mis hijas yo me comporto como una persona que se ama a sí misma?, ¿o los estoy criando con una sensación de poco valor personal que los lleva a una baja autoestima?

Las respuestas a estas  preguntas pueden mostrarnos más claramente cómo nuestra diaria interacción en el hogar puede estar preparando en forma adecuada o no a nuestros hijos para vivir el posconflicto.

Temas tratados

paz
Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO