EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/152364
José Manuel González 01 de Abril de 2019

¿Por qué se están divorciando las parejas?

El usuario es:
Jose Manuel Gonzalez
Compartir:

Cada día son más las personas que toman conciencia de la necesidad de cuidar y fortalecer su vida de pareja. La vida moderna nos ha llevado a valorar el compromiso conyugal, formal o informal, y hoy una de las metas comunes para muchas personas es ser feliz  con su compañero(a) sentimental.
En un reciente taller para parejas conversábamos sobre los factores que usualmente llevan al rompimiento de estas, y hoy quiero contarles acerca de esas reflexiones. Podríamos decir que los principales factores son:

1-Trastornos de la comunicación

Tanto al principio como al final de muchos años de relación, las personas que tienen miedo de mostrarse completamente, por inseguridad o miedo al rechazo, no expresan sus ideas y emociones claramente. El miedo a perder el amor del otro, sobre todo cuando se presentan muchas críticas, hace que las personas se aparten y a duras penas se dicen “buenos días” o “buenas noches”.
El deterioro de la comunicación lleva a la insatisfacción, porque todos necesitamos sentirnos escuchados, comprendidos y queridos.
Por otro lado, la mala comunicación termina por afectar la solución de los conflictos cotidianos de la vida en pareja y hace más difícil la construcción de planes hacia el futuro.
Es importante adoptar la sana costumbre de tener citas semanales donde ambos puedan conversar tranquilamente de los aspectos positivos de esa semana en su convivencia conyugal.
También es sano buscar la ayuda profesional que les enseñe a conversar tranquilamente sin gritos, humillaciones y malos tratos. Invertir en técnicas para mejorar la comunicación y la solución de los conflictos es muy útil.

2-Tratarse con indiferencia

Quizás la mejor forma de asesinar el amor es relacionarse con indiferencia. El trato indiferente hace mucho daño porque envía un mensaje que produce mucho dolor: “no me importa lo que hagas, ni lo que sientas, ni lo que pienses”. Sentir que no le importas a la otra persona también invita a responder en la misma forma: le respondes con indiferencia. Y ahí se inicia un ciclo patológico ascendente muy grave: tú me ignoras y yo te ignoro.
Cuando nos ignoramos se presenta la oportunidad de aceptar las expresiones agradables de terceras personas. Muchas infidelidades se producen porque la persona se siente ignorada y una tercera persona comienza a expresarle que sí la tiene en cuenta.

3-La falta de intimidad

Los seres humanos necesitan tener una relación íntima que va más allá de las relaciones sexuales. Sentir que cuentas con la confianza, el apoyo y la compañía desinteresada de la otra persona produce satisfacción, tranquilidad y deseos de trabajar por mantener y fortalecer la relación.
Dedicarle tiempo a la intimidad, a los momentos de disfrute compartido, en la cama y fuera de la cama, es supremamente importante. No solo se trata de compartir el placer sexual. También se relaciona con compartir el placer de jugar, observar los dos un atardecer, degustar juntos una deliciosa cena, etc.

Por José Manuel González
Dir: Cra. 51B No. 
94-334, consultorio 404 Barranquilla.
Celular: 
(57) 310 630 24 44
www.drjmgonzalez.com
@drjosegonzalez

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO