EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/131702
José Manuel González 06 de Agosto de 2014

Los hijos de los adictos

El usuario es:
Foto: Shutterstock

José Manuel González
Compartir:

Los adictos (al alcohol, a otras drogas, al sexo, a los juegos de azar, a la pornografía, a la comida, al trabajo, entre otros), tienen generalmente hijos con características típicas.
Las investigaciones científicas muestran que hay cuatro grandes tipos de hijos en las familias adictas: el héroe familiar, el rebelde, el retraído, y el payaso. Cada uno de estos tipos de personas ha sido estudiado detenidamente por los investigadores. Veamos las principales características de cada uno de estos:

El héroe familiar. Este es generalmente el hijo o la hija mayor del adicto. Es el que más ayuda a la familia. Da la apariencia de tener éxito en la vida, pero internamente sufre de soledad, ira, perfeccionismo, depresión y ansiedad.

Usualmente el héroe familiar cree que no tiene problemas, y esto es apoyado por el gran éxito económico que estas personas logran con base en ser supremamente responsables y trabajadores.

Algunos especialistas los llaman "alcohólicos del trabajo" (adicción al trabajo). La gran mayoría trabajan en la ciencia de la salud o el comercio.

Estas personas tienen tendencia a tener dolor de cabeza, úlceras y enfermedades del corazón. Necesitan tratamiento profesional.

El rebelde. Generalmente no es el hijo mayor y no puede competir con su hermano el héroe, ya que este se roba la atención de la familia. El rebelde se convierte en la "oveja negra" de la familia para llamar la atención.

Busca apoyo fuera del núcleo familiar, lo que lo lleva a salir de la casa desde muy temprana edad. Consume desde muy joven alcohol y otras drogas, tiene problemas escolares, sociales y legales. Su vida sexual es promiscua y si es mujer tiene embarazos no planificados desde muy joven.
El rebelde es una persona que siente mucha soledad, ira, miedo y rechazo. Generalmente es la primera persona que busca ayuda profesional en la familia.

El retraído. En la mayoría de los casos es una persona tranquila, sin problemas, con tendencia a engordar y que se aparta de la familia y de los amigos.

El retraído siente soledad, pena, baja autoestima, ira, inseguridad y sentimiento de culpa. No exige mucho de la familia y pide muy poca ayuda a los que le rodean. Pueden presentarse intentos de suicidio, muchas veces desconocidos por los demás que, generalmente, lo ven como un ser maravilloso, que nunca causa problemas.

El retraído tiene problemas para tener relaciones sociales y sexuales. La obesidad es típica de estas personas, que al igual que sus hermanos, necesita asesoría profesional.

El payaso. Por lo general dice cosas simpáticas, sin importancia, entretenidas y tiene muy buen humor. Tiene problemas para resolver problemas familiares por la tendencia que tiene a reírse de ellos y de las preocupaciones. Le es difícil tomar la vida en serio. Sus verdaderos sentimientos son: inseguridad, miedo, confusión y soledad. Pueden volverse drogadicto, pero no tan jóvenes como su hermano rebelde. También están propensos al suicidio.

Me gustaría que conversaras con tu pareja sobre este articulo, sobretodo si en tu familia hay alguna persona adicta, porque existe la predisposición genética a la enfermedad de la adicción, como ocurre con la hipertensión arterial o la diabetes. 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO