EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/156561
José Manuel González 29 de Julio de 2020

La clave para resolver los problemas de pareja

El usuario es:
Jose Manuel Gonzalez
Compartir:

John Gottman, psicólogo, profesor de la Universidad de Washington y director del Seattle Marital and Family Institute, en su obra “The seven principles for making marriage work” presenta una serie de técnicas muy útiles para enfrentar los problemas matrimoniales.

 Señala este investigador de la vida conyugal que la base para iniciar la adecuada resolución de cualquier problema matrimonial generalmente es la misma: comunicarle a la otra persona la aceptación básica de su personalidad.

 Por nuestra naturaleza humana, dice Gottman, es prácticamente imposible que aceptemos consejo o sugerencias de alguien a menos que sintamos que esa persona nos comprende. De modo que la regla básica es: antes de pedir a tu pareja que modifique su modo de hacer algo debes hacerle sentir que la comprendes.

 Si alguno de los dos se siente juzgado, incomprendido o rechazado por el otro, habrá poca posibilidad de que se pueda enfrentar y solucionar cualquier problema conyugal.

Para aclarar este punto, Gottman plantea dos ejemplos que te muestro:

 Imagínate que solicitas la opinión de tu pareja sobre un desacuerdo surgido en el trabajo con tu jefe. Si tu pareja comienza a criticar e insiste en que tu jefe tiene razón y que estás haciendo mal en enfrentarte a él, probablemente te arrepentirás de haber sacado a relucir el tema, te pondrás a la defensiva, te sentirás enfadado/a, ofendido/a, herido/a y entonces tu tendencia será rechazar todo lo demás que diga tu cónyuge. Te apartaras y ya no estarás recibiendo adecuadamente lo que tu pareja intente sugerir. Al no señalar tu pareja que te comprende, tú, casi sin darte cuenta, cortas el canal de comunicación y dejas de escuchar lo que tu pareja quiere sugerir. A pesar de todo, cuando tú te apartes, tu pareja puede decir con toda honestidad: “Pero yo sólo intentaba ayudarte”.

 Segundo ejemplo: imagina que a tu pareja le gusta mucho manejar a gran velocidad y que a ti eso te produce estrés. Gottman plantea que existe una gran diferencia entre decir: “Mira que mal conduces. ¿Quieres reducir la velocidad antes de que nos matemos?”, o expresar: “Ya sé que te gusta conducir rápido, pero a mí me estresa mucho que conduzcas así, ¿podrías bajarle un poco a la velocidad, por favor?”. Tal vez la segunda opción requiere un poco más de tiempo, pero vale la pena porque es la más efectiva.

 Las personas generalmente sólo pueden cambiar si se sienten aceptadas tal como son. Si nos sentimos criticados o poco apreciados, no podemos cambiar. Al contrario, nos sentiremos perseguidos y nos atrincheraremos para protegernos.

 Me gustaría invitarte a reflexionar sobre las dos situaciones que Gottman plantea. ¿Cosas similares ocurren en tu actual vida de pareja? ¿Te gustaría compartir este artículo con tu pareja?

Por José Manuel González
Dir: Cra. 51B No. 
94-334, consultorio 404 Barranquilla.
Celular: 
(57) 310 630 24 44
www.drjmgonzalez.com
@drjosegonzalez

 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA