EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/148626
José Manuel González 02 de Mayo de 2018

¿Hola, quieres juuliar?

El usuario es:
Jose Manuel Gonzalez

En nuestro país, donde anualmente mueren por culpa de la nicotina más de 26.000 personas (según el último estudio liderado por el Instituto Nacional de Cancerología), es importante mirar el nuevo fenómeno relacionado con el consumo de tabaco, llamado Juul.

Y quiero decirte querido lector, que en cerca de 35 años que llevo trabajando en la rehabilitación de drogadictos, he aprendido que la nicotina es una de las drogas más difíciles de soltar.

Juuliar, o Juuling, como se dice en Norteamérica, es algo cada vez más común entre los adolescentes y jóvenes de las familias con mejores ingresos económicos en Colombia, dado que no es barato hacerlo. Eso preocupa a muchos padres y educadores en la actualidad.

Para juuliar se utiliza un dispositivo pequeño y muy bonito que tiene un enorme parecido a las memorias portátiles USB (flash drive) que se utilizan frecuentemente para guardar documentos o imágenes.

Este dispositivo, llamado Juul,  es una especie de cigarrillo electrónico (conocidos como vapes) que funciona con pequeñas baterías que sirven para calentar la nicotina liquida generando un gas muy adictivo que puede ser inhalado por el usuario. El cartucho de carga permite unas 200 aspiraciones, que es similar a lo que facilita un paquete de cigarrillos típico.

Por su pequeño tamaño puede esconderse en la mano o confundirse con una memoria USB para el trabajo escolar, dentro del morral del colegio. Eso hace que consumir nicotina por este medio sea más discreto, lo que les encanta a los adolescentes y jóvenes cuyos padres o educadores no les permiten fumar.

Juul Labs, el fabricante que introdujo al mercado el Juul hace unos 3 años, dice que el dispositivo está destinado exclusivamente para adultos, pero lo que está ocurriendo realmente es que muchos adolescentes y jóvenes lo están utilizando.

La carga de nicotina del Juul está disponible con diferentes sabores y olores sutiles (como menta, mango, etc.) que pueden confundirse fácilmente con un perfume. Esto facilita que los padres o los educadores no se den cuenta, por el olor, que alguien está fumando.

Esta característica ha llevado a que los adolescentes y jóvenes se puedan sentir cómodos fumando en el salón de clases (cuando el profesor está mirando hacia el tablero), o en los baños de la institución educativa o… ¡en su propio cuarto!

En nuestro medio se puede conseguir Juul facilmente, aunque no es barato, a través de varios medios, como en grupos de Facebook. También se ha observado que frecuentemente un joven compra su juul y le vende a sus compañeros 5 o 10 aspiraciones por un precio que le permite financiar su propio consumo, distribuyendo entre sus amistades las aproximadas 200 inhalaciones que la carga permite.

Qué opinas: ¿Sería prudente revisar las memorias USB de nuestros hijos o alumnos? 

 
Dir: Cra. 51B No. 94-334, consultorio 404 Barranquilla.
Celular: (57) 310 630 24 44
www.drjmgonzalez

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas