EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/150858
José Manuel González 28 de Noviembre de 2018

Habilidades para la vida matrimonial

El usuario es:
Jose Manuel Gonzalez

Los medios de comunicación nos refuerzan la errada idea de que el amor es la base fundamental de la felicidad conyugal. Algo así como que ¡con el amor basta!

Ser un buen esposo, ser una buena esposa, requiere de una serie de habilidades y capacidades que por lo general no han desarrollado todos los seres humanos. De hecho, nuestros padres no nos educan para que seamos buenos cónyuges.

El amor se deteriora y termina por desaparecer cuando los miembros de una pareja conviven sin tener las habilidades para ser buenos esposos. En el Método González para la armonía conyugal distinguimos entre las habilidades cognitivas, emocionales y sociales que facilitan el fortalecimiento del amor y la estabilidad conyugal.

Entre las destrezas cognitivas necesarias para la vida matrimonial resaltamos la habilidad para solucionar adecuadamente los conflictos cotidianos de la convivencia. Aprender a enfrentar los problemas con la pericia necesaria para buscar posibles soluciones que dejen satisfechos los deseos y las necesidades de ambos miembros de la pareja es fundamental para la armonía y felicidad matrimonial. Por lo general esto no se aprende en el hogar paterno, donde nuestro ancestral machismo lleva a que la mayoría de los conflictos se resuelvan favoreciendo los intereses de una sola persona. El Método González contiene una gran cantidad de tareas, reflexiones y ejercicios que permiten aprender a manejar los problemas cotidianos desde la perspectiva de que “todos ganemos algo”.

Entre las destrezas emocionales necesarias resaltamos la habilidad para reconocer y manejar la ira y el miedo, dos de los grandes enemigos de la armonía y la felicidad conyugal. El miedo a la ira del cónyuge hace que muchas personas le oculten o le mientan a su pareja. La ira descontrolada lleva al maltrato físico y emocional. El miedo lleva a soportar muchos tipos de abuso, lo que ayuda a que la persona abusadora se acostumbre a maltratar y vea “normal” lo que hace. Por lo general los padres y madres sobreprotectores (que malcrían a sus hijos), y los padres con mal carácter (que mantienen temerosos a sus hijos), no les enseñan a manejar adecuadamente la ira y el miedo. Esto lleva a esos hijos al fracaso matrimonial cuando son adultos, aunque amen mucho a su pareja.

Entre las destrezas sociales necesarias para la vida matrimonial, en el Método González  resaltamos la habilidad para entender lo que piensan, desean y sienten las otras personas, lo que los expertos llaman empatía. En los hogares donde fluye la comunicación y el respeto es fácil aprender a comprender a los que nos rodean. Pero cuando esto no ocurre, las personas se vuelven analfabetas sociales que terminan deteriorando sus relaciones con las personas que les rodean, comenzado por los cónyuges.   


Dir: Cra. 51B No. 94-334, consultorio 404 Barranquilla.
Celular: (57) 310 630 24 44
www.drjmgonzalez.com
@drjosegonzalez 

 

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas