EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/132508
José Manuel González 12 de Noviembre de 2014

Erotismo para fortalecer la vida conyugal

El usuario es:
Foto: Shutterstock

José Manuel González
Compartir:

Les escribo estas líneas desde Lima(Perú),en donde me encuentro trabajando por una semana como profesor visitante en el máster en Terapia de Pareja y Sexualidad de la Universidad de San Pedro. Esta es una bella metrópolis, de 8 millones de habitantes, con excelente comida y hermosos paisajes. Un ambiente académico y un entorno propicio para hablar del erotismo, elemento importante en el fortalecimiento de la vida en pareja.

El erotismo es la potencialidad humana de experimentar placer sexual, este nace, se desarrolla, florece (cuando lo permitimos) y muere con nosotros, independientemente de nuestro género, edad, orientación sexual, estado civil o estrato económico y sociocultural.

Tiene por primas hermanas a la insinuación y a la picardía, y es confundido con la pornografía. Tiene relación íntima con la sensualidad, el sexo y la capacidad de atracción entre las personas.

Hay algunas cosas que debemos evitar si queremos ser buenos amantes, algo clave en la conservación de la armonía en la pareja:
Exigirnos: el erotismo es placer, diversión, compartir y comunicarse. No es un maratón para batir marcas.

Genitalizar: estamos acostumbrados a focalizar nuestras conductas sexuales entorno a las zonas genitales y nos olvidamos de otras zonas sensibles (en la piel y para los cinco sentidos).

Apresurarnos: apurarnos, buscando desesperadamente el orgasmo y olvidarnos de saborear los otros deliciosos componentes del encuentro íntimo.

Creer que todos somos iguales: todos somos diferentes, cada persona tiene su propio “mapa erótico” y la esencia del encuentro intimo tiene que ver con descubrir nuestra propia geografía erótica y la de nuestra pareja. Por lo tanto, comunicarnos (es decir, observar reacciones, preguntar, escuchar) es lo que permite conocer realmente cómo somos.
Comparar: esta es la manera más probable que se estimulen emociones negativas.

Presionar: obligar, exigir a nuestra pareja a hacer algo que rechaza no lleva a nada positivo y mata el erotismo.
Rutinizar: la monotonía es uno de los principales enemigos del erotismo y la armonía conyugal. La creatividad es importante, para eso hay que leer libros, asistir a cursos, talleres, conferencias, etc.

Creer que lo sabemos todo: ¿Qué puede aprender quien cree saberlo todo?

Evitar los matapasiones más comunes: Mal olor corporal (axila, geniales), sonidos desagradables (flatulencias, eructos), mala imagen corporal (descuido de la vestimenta, aspecto desaliñado), interferencia de terceros (hijos, mascotas, familiares), tecnológicos (celulares, computadores), etc.

Me gustaría invitarte a conversar con tu pareja sobre estas líneas, en un momento de tranquilidad y sin prisa, con una actitud positiva, es decir sin ánimo de atacarse el uno al otro, sino con el objetivo de fortalecer vuestra relación de pareja.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO