EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/156228
José Manuel González 01 de Julio de 2020

El ciclo de deterioro de la relación en las parejas

El usuario es:
Jose Manuel Gonzalez
Compartir:

Estímulo es cualquier circunstancia, acción o palabra que influye sobre la otra persona de la pareja, antes o después de un hecho. Cuando el estímulo se produce antes del hecho se llama antecedente y cuando se produce después se llama consecuencia. Por ejemplo, la sonrisa al sentarse a la mesa de un miembro de la pareja (estímulo antecedente) le señala a la otra persona que puede darse una conversación agradable durante la comida y probablemente hará todo lo posible para que así ocurra. O sea, la sonrisa actuó como una señal que facilitó algo positivo. Participar activamente en una relación sexual después de haber tenido una agradable invitación a cenar, en un sitio romántico, es probablemente una consecuencia de la salida a comer.

Los estímulos antecedentes sirven de señales de lo que puede pasar, por lo que anteriormente ocurrió en la historia de la pareja. Por ejemplo, si un viernes a las 10 de la noche, el esposo ni ha llegado ni ha llamado por teléfono, es muy posible que su mujer ya tenga claro que llegará en la madrugada con un olor a alcohol, si esto ha ocurrido antes con frecuencia. Las experiencias anteriores sirven para que se generen estas señales automáticas.

Las consecuencias suelen tener una influencia en el futuro, al funcionar como premios o como castigos. Cualquier cosa que un miembro de la pareja haga, que lleve a que la otra persona le responda con una deliciosa relación sexual, por ejemplo, tenderá a repetirse. Si después de la invitación a cenar y a bailar se propicia una deliciosa relación sexual, las invitaciones a cenar se presentarán con mayor frecuencia.

Es decir, todo lo que hace (o deja de hacer) un miembro de la pareja puede servir de señal para estimularle a la otra persona a hacer algo (o dejar de hacerlo) o para premiar (o castigar) lo que acaba de suceder.

Hacer un comentario agradable (o una acción positiva) a la otra persona puede servir para mejorar la atmósfera, e invitar a la otra persona a responder con otro comportamiento agradable. Por lo mismo, hacer un comentario desagradable puede servir para deteriorar la atmósfera conyugal, e inducir a que la otra persona responda con una acción negativa. Esto ocurre siempre, no importa quien comenzó primero a actuar de forma agradable o desagradable. Igual la pareja se mete en un ciclo ascendente y positivo para la relación conyugal, o en un ciclo descendente y deteriorante de la relación conyugal.

Es por esto que cada miembro de la pareja tiene la posibilidad de actuar para mejorar la relación con su pareja. Pero esta posibilidad a veces se dificulta porque los mutuos resentimientos, o los deseos de venganza llevan a cronificar las acciones de ambos hacia lo negativo. En ese momento se hace necesaria una terapia de pareja.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA