EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/130930
José Manuel González 14 de Mayo de 2014

Cuándo sí y cuándo no pensar en divorcio

El usuario es:

José Manuel González
Compartir:

Les escribo desde el centro amurallado de Cartagena, en donde estoy participando en el Congreso de Terapia de Pareja en la Universidad de Cartagena. He compartido la palabra con varios expositores, entre otros, con la doctora Chiquinquirá Blandón de la Clínica del Amor de Medellín, quien escribió recientemente un interesante libro sobre el divorcio.

Hoy quiero referirme a las ideas que la doctora Chiquinquirá presenta en esa obra. Dice ella que mucha gente cree que el divorcio es fácil y que genera libertad, nuevas oportunidades y felicidad. Pero la experiencia terapéutica muestra que pasado el encanto del enamoramiento de sus nuevas relaciones, muchas personas divorciadas se vuelven a enfrentar a los mismos problemas de su matrimonio anterior.

Esto ocurre muchas veces porque las personas se divorcian pensando que la culpa de los conflictos conyugales está en las fallas de “la otra persona” y no llegan a darse cuenta de sus propios errores que crearon, propiciaron o estimularon los problemas que les llevaron a terminar la relación matrimonial.

De hecho, casi todas las personas con problemas de pareja comienzan viendo la crisis conyugal como un evento que “el otro tiene la culpa”. Solo después de reflexionar seriamente es posible darnos cuenta que todos tuvimos parte de culpa en la generación de esa crisis matrimonial.

Cuando la persona no llega a darse cuenta cuáles fueron sus actitudes y costumbres que crearon, facilitaron o estimularon la crisis, sin darse cuenta sigue actuando en forma tal que al poco tiempo surgen los mismos problemas en la nueva relación.

Por eso la doctora sugiere darse siempre la oportunidad de tener una terapia de pareja antes de iniciar un proceso de divorcio. Además agrega que no es sano divorciarse cuando:

1. Se está en medio de una crisis.

2. Se está en un proceso de enamoramiento con una tercera persona.

3. Se es la persona traicionada.

4. Se está en una lucha interna entre lo que se siente y lo que se piensa.

5. Se está recién casado/a

6. Se está viviendo un embarazo o en el post-parto.

7. Los hijos están formando parte del proceso de separación.

8. El miedo a envejecer se mezcla con la crisis conyugal.

9. No se ha hablado claramente de los problemas.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO