EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/4641
De la Editora 25 de Enero de 2011

Amor y presupuesto

El usuario es:

Compartir:

Al iniciar una relación de pareja, en la mayoría de los casos, ‘todo es color de rosa’: Conocemos a esa persona especial, disfrutamos de un romance apasionado… etc. Los gastos pasan a un segundo plano, ya que en ese momento nada importa porque todo gira alrededor del momento de felicidad.

Cuando la pareja decide dar el siguiente paso en la relación —ya sea para contraer matrimonio o para vivir en unión libre— inevitablemente comienza el dilema: ¿cómo nos repartimos los nuevos gastos? En este preciso instante es necesario ser completamente sinceros y responsables, la situación así lo amerita,porque cuando el dinero está de por medio los problemas de pareja también (no se imaginan todas las situaciones que salieron a relucir de solo cuatro mujeres hablando sobre el tema cuando se propuso para revista Miércoles!). La sinceridad implica reconocer cuánto y en qué gastamos nuestros salarios; la nueva unión debe tener claro lo que se conoce en contabilidad como un Estado de Resultados, que no es otra cosa que el ejercicio matemático que resulta de restar a nuestros ingresos los gastos para así conocer si nos sobra algo de dinero en efectivo al final del mes, luego de pagadas las obligaciones. Cuando la responsabilidad en los egresos que deben compartirse no es asumida por una de las partes, todo empieza a desajustarse, es por eso que debe existir claridad en su distribución, bien sea equitativa o proporcional, ya que esta misma será uno de los ejes en los que la relación se sostendrá.

En el amor, el dinero debe servir como herramienta para apalancar el futuro de la pareja ya que las responsabilidades serán mayores año a año. La importancia radica en respetar tanto los presupuestos como los acuerdos. Aunque el dinero no hace la felicidad, tampoco hay que olvidar que sí puede convertirnos la vida en un infierno.

 

Los lectores preguntan

¿Por qué cada vez que muestro interés en alguien, termino siendo ignorada y ofendida por él?

Dale gracias a Dios y a la vida que eso pasa, pues lo que conviene a casa llega. No sabes qué sapo tiene por dentro cada príncipe y eso es una realidad que no puedes negar. Si piensas que es por tus defectos que todos te ignoran y nadie te ve como una mujer bonita es porque tienes el autoestima por el suelo y eso es lo que proyectas. A la gente le gusta esas personas que hacen reír a los demás, aunque su nariz sea la más chata. Saca la chica fresca y habla sin pena. Se extrovertida. Ya verás que pronto captarás la atención de muchos.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA