EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/153927
Bienestar 02 de Octubre de 2019

Las bacterias: microorganismos que conviven entre nosotros

El usuario es:
Foto: Shutterstock

Octavio De La Hoz Pérez @octaviodelahoz
Compartir:

En nuestra vida cotidiana estamos constantemente en contacto con múltiples objetos que han pasado por otras personas o que están expuestos a la humedad del ambiente. Este tipo de situaciones hacen que dichos objetos se vean contaminados con microorganismos diminutos, llamados bacterias, que no pueden ser vistos con facilidad. Aunque suene increíble, estos pueden alojarse en los lugares menos pensados. Pero, ¿dónde podemos encontrarlos? o ¿cómo limpiar los objetos infestados de bacterias?

Según Carolina Paniquita, quien es Microbióloga, el área de trabajo es uno de los sitios donde se alberga un número significativo de bacterias.

“Para poder determinar cuáles son  los objetos más expuestos a la contaminación microbiana, debemos relacionarlos directamente con nuestras manos. Estas son el primer vector de transporte de bacterias de objeto a objeto, como por ejemplo, cuando agarramos el mouse o teclado de nuestros computadores en la oficina”, explica Carolina.

Por otro lado, algunas mamás se han preocupado por enseñarles a los niños a lavarse las manos luego de manipular el dinero. Esto, afirma Carolina, es un bien necesario porque los billetes son de los objetos que “poseen alta carga microbiana” y no existe la forma de desinfectarlos sin dañarlos. Además, también se requiere desinfectar las billeteras cada cierto tiempo.

En voz de Heidi Posso, quien es bacterióloga y directora del programa de Bacteriología de la Universidad Metropolitana, las personas no podemos eliminar, en su totalidad, el número de bacterias de un objeto.

Sin embargo, con ayuda de desinfectantes y antibacteriales sí podemos minimizar estos microorganismos.

“Una costumbre que se ha vuelto muy popular entre las personas es la de ir al baño con el celular. Si bien nosotros nos lavamos las manos después de hacer las necesidades, se nos olvida que debemos limpiar el dispositivo después que salimos”.

En el caso de las mujeres, según Heidi, el bolso al momento de colocarlo en el piso o el préstamo habitual de productos como el maquillaje también tienen la posibilidad de resguardar grandes cantidades de estos microorganismos.

En la cocina, cuenta Carolina, se debe tener precaución con la esponja para lavar platos, pues el contacto con residuos de la comida, son focos de bacterias y hongos. Lo recomendable es cambiarla con frecuencia y semanalmente lavarla con agua caliente.

Efectos en la salud

Las enfermedades desarrolladas, a raíz de la exposición de las bacterias, van a depender de la respuesta del sistema inmunológico de las personas hacia estos microorganismos.

“Los niños y ancianos son los más vulnerables a sufrir de esta contaminación por lo que son los que mayor cuidado se les debe prestar, al momento de manipular objetos en su día a día”, comenta Heidi.

 Además, se debe tener en cuenta los lugares que generan humedad como el baño o donde se suele lavar la ropa para su habitual desinfección.

Para tener en cuenta

Cada vez que se manipule dinero con varias personas, es recomendable el uso constante de jabones  y geles antibacteriales antes de desarrollar otro tipo de actividades. De esta forma se evita la propagación de virus y bacterias en otros lugares o personas que sean más propensas a enfermedades por este tipo de microorganismos.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO