EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/149578
Bienestar 01 de Julio de 2018

Empaque maletas y adiós enfermedades

El usuario es:

Foto: Shutterstock

Expertos de la salud coinciden en que viajar es una terapia que puede controlar el estrés y prevenir patologías.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo

Inició agosto y luego de un periodo de receso y vacaciones, tal vez algunas personas retomaron labores o empezaron un nuevo semestre universitario sin viajar. Quizá uno de los factores que influyó fue la falta de dinero, así que si usted fue uno de ellos, lo ideal es que desde ya se prepare ahorrando, ya que visitar otro lugar diferente al que usted reside no solo le permitirá desconectarse de su rutina, pues expertos en medicina y psicología sustentan que realizar algún viaje genera grandes beneficios para la salud física y mental.
 
El neurólogo Juan Camilo Rodríguez manifiesta que viajar produce bienestar tanto en el punto de vista médico como en lo social.
 
“Desde lo médico sabemos que las personas que viajan tienen menos niveles de estrés. Con frecuencia son pacientes que se adaptan y tienen la facilidad de acoplarse mejor a condiciones de dificultad, lo que genera recursividad y un mejor manejo del estrés”.
 
Agrega que son personas que se deprimen menos, a causa de las nuevas situaciones que viven, la desconexión del estrés laboral y familiar, entre otros.
 
“En términos neurológicos, a nivel cognitivo, el hecho de viajar da espacio a la planeación de un viaje, la recursividad y la adquisición de conocimientos nuevos, lo que hace en el fondo algo que llamamos plasticidad cerebral, que son los cambios que tiene el cerebro en su estructura y funcionamiento”.
 
En cuanto a las enfermedades del corazón y coronarias, Rodríguez afirma que también repercute de manera positiva, porque quien viaja elimina un poco el sedentarismo, presenta menos depresión y mayores cambios.
 
También señala que el hecho de conocer nuevas personas, nuevas culturas y nuevos sitios muchas cosas se plantean como nuevas y algunas situaciones de viaje obligan a las personas a que mantengan la mente ocupada en el viaje y no en las actividades de su cotidianidad.
 
Asegura que las personas que no viajan suelen presentar altos niveles de estrés (detonante de enfermedades), lo que, según a su juicio, pueden presentar a futuro mayor riesgo de enfermedades. “Hay estudios sociales sobre la gente que viaja, que tiene una tendencia a ser más tolerante con su entorno, debido a que conocen nuevas culturas”. 
 
El especialista menciona que quien viaja cada vez se hace más descomplicado, pues poco a poco se va volviendo más pragmático y sencillo en la toma de decisiones. Por otro lado, la psicóloga clínica y de familia, Liliana Machado, indica que viajar abre la mente para que conozcan nuevas personas y fomenta el hecho de ser pacientes.
 
“A veces viajar solo es favorable, porque invita a la reflexión, a salir de los espacios conocidos, a ampliar nuestro horizonte y a revaluar el estilo de vida que quisiéramos. Así que cuando las personas quieran hacer un cambio importante en su vida, lo mejor será viajar. Cabe destacar que hacerlo nos permite hacer nuevas conexiones neuronales, tener  nuevas sensaciones, nuevos ambientes y nuevos aprendizajes. Si viajamos acompañados fortalecemos vínculos”. 
 
Machado añade que quien se anima a viajar con frecuencia hace un cambio en todo sentido, desde el ambiente hasta tratar de pensar diferente con base a la cultura del país que visite.
 
“Las personas que viajan poco tienden a ser personas más rígidas en las decisiones que toman y, a su vez, su mente por lo general vive limitada, porque viajar amplía el panorama. En resumen aumenta la tolerancia, el respeto y ayuda a entender que somos diferentes. También nos permite liberar la hormona de la felicidad que nos da bienestar, acabamos un poco con la ansiedad y  controlamos nuestros miedos”.
 
Tenga en cuenta que no es necesario gastar cifras altas en un destino, ya que con una escapada de corta distancia nuestro cuerpo y mente podría desconectarse y experimentar bienestar.
 
Beneficia en...
 
 
Conocer nuevos sitios y liberar endorfina al hallar lugares estimula al cerebro y hace que la plasticidad cortical y la estimulación del circuito del placer sean marcados en viajeros.
 
Consejo
 
 
Los expertos recomiendan viajar como mínimo una vez al año, con el fin de que el paciente se desestrese, piense en otras situaciones y comparta con su familia.
 
Una terapia
 
 
Viajar resulta ser una terapia que disminuye el estrés, la depresión, para personas con síndrome de fibromialgia, dolores y trastorno ansioso, entre otras.
 
Lo emocional
 
 
La psicóloga Liliana Machado dice que quien con frecuencia viaja es más empático y compasivo con la gente, porque entiende que hay diferentes maneras de pensar.

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas