EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/154491
Bienestar 27 de Noviembre de 2019

El trastorno de déficit de atención, una condición más común de lo que se cree

El usuario es:

Isabel Garrido Galicia 
Compartir:

El TDAH o Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad es uno de los trastornos más frecuentes en la infancia. Es un proceso crónico y complejo que influye en el desarrollo de las actividades del individuo que lo padece.
Este tipo de trastorno presenta una serie de comportamientos, en las que predominan los problemas de concentración, la dificultad de seguir instrucciones y la hiperactividad, imposibilitando las actividades y el desarrollo del menor de edad.
El diagnóstico se conoce gracias a una serie de exámenes que comprenden desde una evaluación psicopatológica, que es  realizada por un psiquiatra o psicólogo clínico, hasta unas entrevistas validadas que se conocen como pruebas de oro y que por medio de preguntas y consultas muy particulares buscan un criterio clínico.
“El TDAH es más frecuente de lo que se piensa y cada día va en aumento. Aunque el 80% de los casos son genéticos, hay otros factores que día a día van aumentando el riesgo de que un niño lo desarrolle (…) desde el consumo de alcohol y cigarrillo cuando la madre es gestante, afecciones climatológicas como intoxicaciones con alguna sustancia tóxica del ambiente, falta de oxígeno a la hora del nacimiento, hasta enfermedades virulentas que adquiera la madre los primeros 3 meses de embarazo, son factores que hacen que el niño en gestación desarrolle patologías de este tipo”, explica Pedro Puentes Rozo, psicólogo clínico, neuropsicólogo y director del grupo Neurociencias del Caribe.
Según los expertos, el TDAH no tiene cura, es un trastorno que acompaña a quien lo desarrolla por toda su vida. Sin embargo, existen tratamientos eficaces que controlan los comportamientos que afectan al paciente y le permiten llevar una vida saludable.
 

“El tratamiento al igual que el diagnóstico es recomendable a partir de los cinco años. Para tratar correctamente el déficit de atención es recomendable el Tratamiento multimodal, que comprende terapia ocupacional, terapias psicológicas y terapias cognitivo-conductuales”, asegura Puentes.
La socialización y la educación es uno de los factores que más afecta a los niños y el que más preocupa a los padres. Daniela Alfaro, psicóloga, educadora en el Colegio Real Royal School y especialista en educación diferenciada e inclusión regular de niños y niñas con dificultades de aprendizajes del instituto colombiano de Neurociencias, explica que la educación de estos niños requiere de inclusión y cuidado por parte del cuerpo docente.
“La educación en Colombia es inclusiva gracias a la ley 115, lo que permite que todo niño que padezca de cualquier tipo de trastorno sea aceptado y vinculado en cualquier escuela a nivel nacional, brindándole a este una educación de calidad. Para esto, las instituciones deben contar con docentes y personal capacitado que maneje las situaciones y cree estrategias comunicativas que permitan que el niño desarrolle de manera óptima su proceso de formación escolar”, sostiene.
Las pausas activas, los recesos entre clases y la creación de actividades propias para la comodidad y el aprendizaje del niño, son algunas de las estrategias que deben ser implementadas en niños con TDAH.
“A estos niños se les dificulta mucho seguir instrucciones, por lo que se recomienda para ellos directrices diferenciadas o divididas, que no sean muy complejas, así como sistemas de puntos para reforzar su actividad escolar. Todo esto se hace con la intención de que el niño comprenda, se sienta cómodo y sienta la escuela como un lugar ameno y así disfrute su asistencia, pero sin dejar a un lado la exigencia y el cumplimiento de compromisos como cualquier otro niño”, agrega Alfaro.
Tenga en cuenta que algunos factores alteran el comportamiento de su hijo, desde una afección sentimental, separación de sus padres, complicaciones de salud como el hipertiroidismo, entre otros, que pueden generar reacciones como hiperactividad o impulsividad, que pueden confundirse si a simple vista se diagnostica. Por tanto, es recomendable asistir a médicos especialistas que realicen un diagnóstico de calidad.

Tratamiento y medicación

Hay pacientes que requieren medicación, pero en algunos casos sus padres prefieren no aceptarlo, “Los tratamientos de terapias a los que está asociado este tipo de trastornos suelen ser más eficaces si se ayudan con una medicación. Esta formulación debe ser realizada por un especialista y es totalmente diferente la de un niño con otro, todo depende de su diagnóstico, peso y necesidad. La ciencia comprueba el éxito y eficacia con resultados notorios para los pacientes”, explica Pedro Puentes Rozo.

+ TIPS

No excluir. El niño debe tener responsabilidades al igual que sus compañeros o hermanos.

Ser paciente. El diálogo es fundamental a la hora de ganarse la confianza del niño.

Interacción. El niño debe socializar y jugar con niños de su edad. 

Dieta saludable. El consumo excesivo de azúcar afecta más a los niños con TDAH que a los que no lo padecen.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO