EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/152136
Bienestar 10 de Abril de 2019

El metabolismo, un determinante a la hora de cuidar la salud

El usuario es:
Foto: shutterstock

Sharon Kalil
Compartir:

Se ha vuelto común escuchar entre amigos y familiares el término metabolismo, que según Vicente Alberto Vélez D’ Ambrosio, quien se desempeña como médico cirujano especialista en obesidad infantil y desordenes metabólicos, es la capacidad de gastar o almacenar energía de un individuo.

“Hay varios tipos de individuos genéticamente programados para tener altos o bajos consumos energéticos. Hay tasas basales metabólicas altas y bajas o lentas. La tasa basal metabólica se define con el número de calorías que se gastan en neutro, por así decirlo”, explicó el experto.

Agregó que por esto hay personas delgadas que, aunque comen mucho, no engordan. “Esto pasa porque genéticamente hicieron una pobre diferenciación celular de células grasas, maduras, exógenas, por eso no pueden almacenar grasa exógena. Cuando a estas personas se les hace un examen de sangre les sale el colesterol alto”.

Estas personas tienden a almacenar sus grasas enxógenas y todos tienen riesgo cardiovascular elevado.

Según manifestó, aparte están las personas gruesas que comen bajas porciones y se engordan “cinco kilos”, y en los exámenes de sangre todo les sale bien. “Estas personas diferenciaron muchos adipocitos maduros y tienen mucha grasa exógena disponible. Cuando comen más calorías de la cuenta toda esa grasa y energía extra se almacena exógenamente, por eso en los exámenes todo les sale perfecto”.

Y es que a la larga a ese individuo robusto deja de funcionarle correctamente los adipocitos remodelados aumentados. “Dejan de producir varios elementos que se conocen como adipoquinas, funciona más su sistema y puede llegar a terminar por sufrir diabetes”.

Ahora bien, ¿usted ha notado que con los años es más difícil bajar de peso? Esto se debe a que se hace más lenta la capacidad de gastar energía porque los músculos sufren un cambio natural fisiológico que arranca en la mitad de la tercera década de la vida, es decir, a los 25 años.

“En ese momento comienza un proceso degenerativo fisiológico normal llamado sarcopenia. La disminución de la síntesis de aminoácidos a nivel muscular genera una disminución en consumo de energía, o sea se gasta menos energía”, dijo Vélez.

De esta manera se puede generar la obesidad sarcopenica, que es cuando una persona sube de peso con los años comiendo lo mismo. “La capacidad del músculo estriado, que es el que más gasta energía, se pierde. Es así como sobreviene un balance energético positivo, que es por lo que cualquier individuo se engorda ya sea por sedentarismo, alta ingesta o trastorno hormonal”.

Uno de los desafíos que resalta el especialista sobre esta temática es que las personas conciban el término obesidad como una enfermedad crónica. “No es una condición ni una situación. Esta no se cura sino que se puede tratar. Lo ideal es entregarle al paciente una herramienta útil para que este se defienda de ella: buenos hábitos de ejercicio y de alimentación”.

El doctor Vélez ratificó que existe adicción a los azucares. “Hay un término que se llama lipofilia, que se refiere al hecho de que se pierde por acción de  las adipoquinas, la saciedad y aumento de la ansiedad, esto pasa cuando hay mucha grasa en tu cuerpo”.

La predilección por estos elementos, que controlan esa sensación, son los serotoninérgicos, que son derivados del azúcar. “Lo ideal es mantener una actividad física y un metabolismo activo de acuerdo a la configuración genética de cada persona. Entonces la persona gorda debe hacer un esfuerzo mayor y la persona delgada debe comer más sano, pues si no lo hace terminará enfermandose y teniendo grasa en otros lugares no visibles”.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO