EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/154245
Bienestar 06 de Noviembre de 2019

¡El cáncer de cabeza y cuello existe!

El usuario es:
Foto: Shutterstock

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

Había escuchado alguna vez sobre el cáncer de cabeza y cuello (CCC)? Según el Observatorio Global de Cáncer (Globocan), en Colombia se registran anualmente alrededor de 2.962 casos con esta enfermedad que se caracteriza por generar grandes alteraciones físicas en el ser humano.

Según el oncólogo Fernando Medina, esta patología recibe tal nombre porque abarca la zona comprendida desde la base del cráneo hasta las clavículas. Agrega que todos los tumores que aparecen en dicha región se denominan como un grupo de cabeza y cuello.

“Es una área muy extensa, que cuenta con muchos órganos. Tenemos gran cantidad de piel, los oídos, la nariz, la boca, la lengua, el paladar, las glándulas salivales, el esófago, la laringe y la faringe, entre otros órganos; por tanto, esta patología tiene acceso tanto a las vías respiratorias como a la vía digestiva. En esta última zona se vuelve crítico porque los cambios que ocasiona son, en muchos casos, deformantes e incapacitantes”.

Según Alejandro Gómez, Médico de Enlace Científico de Merck Group Colombia, el cáncer es uno de los padecimientos más audaces que conocemos, puesto que las células que la provocan se blindan creando sus propios vasos sanguíneos para alimentarse y expandirse rápidamente con el fin de asegurar su supervivencia, poniendo en riesgo la vida de su portador. “En el caso del CCC, al comprometer, en más del 90% de los casos, a las células escamosas que recubren la boca, la nariz y la garganta, puede generar complicaciones para comer, respirar, e incluso, para hablar, lo que le resta a la calidad de vida de las personas cuando no se trata oportunamente”.

Gómez destaca que cuando se presenta en la cavidad oral la persona experimenta molestias por úlceras que nunca sanan en los labios, la lengua o el paladar. Así que, una de las prevenciones que debe tener en cuenta el paciente con el diagnóstico es dejar de lado los alimentos calientes o ácidos, ya que aumentan la sensación de dolor. En el caso de la faringe, se pueden presentar infecciones de oído frecuentemente; y cuando el cáncer ataca la laringe se afectan las cuerdas vocales, causando ronquera crónica y molestias al hablar.

Pese a que no hay una causa concreta que determine la aparición del CCC, existen algunos factores de riesgo que suelen estar asociados, como es el caso del consumo del tabaco y del alcohol, así como la presencia del Virus del Papiloma Humano (VPH).

El oncólogo clínico de la Liga Colombiana Contra el Cáncer Iván Pisciotti, asegura que “antes los pacientes con el diagnóstico solían ser adultos mayores de 50 y 60 años con antecedentes de consumo de tabaco y alcohol, pero en la actualidad cada vez hay más pacientes jóvenes que presentan CCC después de contraer VPH. Es una situación alarmante que requiere de fuertes políticas de educación sobre infecciones de transmisión sexual y sus consecuencias”. 

Adicionalmente, menciona que, aunque no todos los fumadores alcanzan a desarrollar el CCC, presentan un riesgo 10 veces mayor a los que no lo hacen. Si dejan de hacerlo en un periodo de 1 a 4 años, la reducción del riesgo es del 30% comparado con los fumadores habituales.

Un dato más... Cuando hay una detección temprana de la enfermedad, los especialistas aseguran que la curación de este tipo de carcinoma puede llegar a ser del 90%, aproximadamente. Dicen que uno de los tratamientos recomendados para  estos casos es la radioterapia, que debe realizarse durante cinco a siete semanas.

Si bien es cierto que el éxito del tratamiento médico de una patología varía dependiendo de la etapa en la que se diagnostique e inicie su manejo, en el caso del CCC el tiempo además de ser esencial, la presencia de una junta médica interdisciplinaria que decida la mejor alternativa para la cura será de vital importancia.

La gerente médica de oncología en Merck Group Colombia Sandra Espinosa manifiesta que es esencial la participación de un gran número de especialistas que trabaje desde distintos enfoques en pro de la calidad de vida del paciente, de modo que lo ideal es que el cáncer de cabeza y cuello  sea manejado por: el oncólogo, el cirujano, el radioterapeuta, el cirujano plástico, el otorrinolaringólogo y el psiquiatra o el psicólogo.

Por otro lado, cabe destacar que los especialistas antes consultados coinciden en que es vital que consulten al médico de cabecera quienes presenten alguna alteración en la voz (como cambios de tono o ronquera), cuando sientan dificultad para deglutir los alimentos o ingerir las bebidas, cuando se presenten úlceras, manchas o lesiones en la cavidad oral que no sanan, si la nariz se congestiona y hay sangrado nasal, si sienten alguna masa en la garganta o si se presenta inflamación del cuello.

Tenga en cuenta...

La mayoría de los casos de cáncer de cabeza y cuello suelen detectarse a tiempo, debido a que los indicios de la patología suelen ser visibles. Ahora, sepa que si el tumor se deja crecer ocasionará en el paciente la muerte porque obstruirá la respiración y la digestión. Ahora, además de la radioterapia, es necesario recurrir a la cirugía, la quimioterapia u  otros tratamientos oncológicos.

«Aunque no hay una causa concreta que ocasione la enfermedad, se dice que el tabaco, el alcohol y el virus del papiloma humano son factores de riesgo asociados».

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO