EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/154325
Bienestar 13 de Noviembre de 2019

Diabetes en los niños, todo un reto.

El usuario es:
Foto: Shutterstock

Los dulces y los carbohidratos son algunos de los alimentos que deben restringirse en la dieta de los niños diabéticos.

Isabel Garrido Galicia 
Compartir:

A propósito del Día Mundial de la Diabetes, que se conmemora mañana 14 de noviembre, ¿sabe usted qué es y  cómo alimentar a su hijo en caso de que sea diagnosticado con esta enfermedad?
Lo primero que debe saber es que la diabetes tipo 1 es una patología que se basa en los altos niveles de azúcar (o glucosa) en la sangre,  “cuando una persona se alimenta produce azúcar en su cuerpo, esta se junta con la insulina que es la hormona encargada de transportarla a la sangre, entregándola así a cada una de las células que necesitan energía para trabajar. Cuando un niño no tiene producción de insulina, el azúcar se queda en la sangre y en la orina y esto finalmente resulta siendo diabetes”, explica Neosotis Brito, médica endocrinóloga pediatra de la Universidad de Buenos Aires.

Síntomas. Según los expertos, estos varían, pero los más comunes son: “la emisión excesiva de orina (poliuria), el aumento anormal de la necesidad de comer (polifagia), el incremento de la sed (polidipsia)”, explica Brito.
La sintomatología es lo que hace que la enfermedad sea descubierta, sin embargo, hay pacientes que no se le presenta muy clara. Según explica la especialista, en algún momento presentan un “debut diabético”.
“Lo que se llama el ‘debut diabético’,  por lo general, comienza con pacientes descompensados que tienen mucha pérdida de peso y cansancio sin ninguna explicación (...) anteriormente los abuelos descubrían la enfermedad observando que cuando el niño orinaba, esta orina se llenaba de hormigas”, afirma la endocrinóloga.

TRATAMIENTO Y ALIMENTACIÓN. Además del tratamiento que incluye inyecciones de insulina que ayudan a expulsar el azúcar de la sangre. La enfermedad requiere de una dieta específica, muy rigurosa, que restringe completamente el consumo de azúcar, disminuye carbohidratos y aumenta las proteínas. 
Enzo Fiorillo, en conversación con revista M!ércoles, afirmó que el reto más grande no es que un niño se acostumbre a comer de manera saludable, sino que es el mercado y las cafeterías de los colegios los que hacen más difícil la tarea.
“Cuando estás en tu casa, tú eres responsable de la buena alimentación y le preparas platos saludables. Pero, cuando está en el colegio y tú le pones una lonchera saludable, son más los niños que no están acostumbrados a este tipo de comidas. Es normal que tu hijo (por ser niño) al ver los alimentos que otros niños consumen, acceda a esto y termine comiendo lo que no debería, además que la cafetería del colegio se lo facilita”, explicó el dietista.
Según la opinión del profesional, las cafeterías de las escuelas son los primeros lugares que deberían tener “reestructuración” y contemplar la realidad de lo que verdaderamente necesitan los menores de edad para su salud.
“Los niños están en proceso de crecimiento y es importante que consuman alimentos que verdaderamente aporten nutrientes y no que generen enfermedades como diabetes y sobrepeso. Las instituciones deberían ser más rigurosas y controlar el mercado que ofrece la cafetería escolar (...) A ellos solo les importa vender lo más rápido y lo más práctico como paquetes, frascos y cajas, siendo estas las más dañinas para la salud. Yo insisto mucho en que los niños deben consumir mucha proteína en vez de carbohidratos y por lo general en estos lugares no ofrecen muchas opciones saludables, por esto insisto en que los padres deben tomarse un poco más de tiempo en preparar la lonchera del niño en su casa y no incluirle alimentos dañinos”, concluyó  Fiorillo.

Ideas para una lonchera saludable...

Patacones. Corte el plátano en pedazos y cocínelos, luego aplástelos. En temperatura caliente métalos en el congelador, esto hace que tengan una textura crujiente. Después, freir en ‘airfryer’ o en un horno. Acompañe con un shake de avena.

Fajitas de pollo o carne. Ármelas con una tortilla o crepe y la proteína de su preferencia. Agregue lechuga, tomate y pepino. Esto puede ser acompañado con un jugo natural de manzana verde. Y como postre, tome una porción de fruta y píquela en cuadros.

Pancakes de avena. Tome la avena, (las cantidades dependen de las unidades que se deseen), mezcle con cuatro claras de huevo y una yema (agregar simultáneamente para equilibrar la textura) y ponga estevia al gusto. Después, lleve al sartén antiadherente y cocine a fuego medio. 

 

El ejercicio es  muy importante. “Entre menos índice de grasa corporal tiene el cuerpo, menos insulina necesita, por esto es tan fundamental el ejercicio en estos pacientes”.
Los niños son fáciles de entretener, le gustan las competencias y además sienten gustos por los deportes. En esto coinciden los dos profesionales, quienes afirman que  no hay excusa para que los niños no realicen una hora de ejercicio diaria o cualquier actividad física que los mantenga activos.

 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA