EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/149639
Bienestar 08 de Agosto de 2018

Consejos para que el mal aliento deje de ser una excusa

El usuario es:

Foto: shutterstock

La halitosis o mal aliento es considerada como fisiológica o normal cuando se tiene al despertar.

Sharon Kalil

Uno de los aspectos que en muchas ocasiones puede acomplejar a las personas a tal punto de cohibirlas para salir a una fiesta, al cine o incluso para empezar una relación sentimental por miedo al rechazo, es el mal aliento.
 
Este desagradable olor en la boca que para algunos se atenúa con una menta o un chicle corresponde a un signo clínico, conocido como halitosis, que según el odontólogo Jhon Arango se considera fisiológico o normal al despertar pues quedan residuos de comida en la boca que en las horas de sueño se descomponen creando una placa bacteriana, que a su vez genera este olor. 
 
“También existe la halitosis patológica que puede ser oral y extraoral. Cuando nos referimos a la primera, es porque los pacientes presentan un mal higiene, sarro, caries o inflamación de las encías. Algunas enfermedades como la gingivitis y periodontitis cuando se vuelven más severas tienen como signo el mal aliento”, explicó el profesional en salud oral. 
 
El médico internista de la Clínica Portoazul, Julián Gómez Álzate, aseguró que dentro de las patologías extra orales que puede alterar el olor normal en la boca está la presencia de reflujo gastroesofágico, que produce alteración de la mucosa oral y de la faringe.
 
Explicó que las sinusitis no detectadas y/o tratadas al tener secreción pueden ocasionar cambios de olor y alteraciones en la viscosidad de la saliva que traerían modificaciones en él hábitat de la cavidad oral y por ende en el olor. 
 
Los pacientes que sufren de neumonía, bronquitis o incluso que tienen una gripa simple, tienden a tener mal aliento pues las flemas también tienden a descomponerse.
 
“Los restos alimentarios que quedan atrapados en las prótesis o inclusive en criptas de las amígdalas (cicatrices) al descomponerse también modifican el olor. Y los cambios intrínsecos en la calidad y cantidad de producción de la saliva dada por una insuficiente ingesta de agua o por la acción de algunos medicamentos o alimentos que así los producen también pueden producir halitosis”, dijo Gómez. 
 
Según el otorrinolaringólogo Germán Sandoval, la halitosis no se debe tomar a la ligera, ya que puede llegar a provocar dificultades en las relaciones sociales y tener consecuencias psicológicas y emocionales.
 
“Algunas personas que la han sufrido, padecen lo que muchos psicólogos denominan halitosis ilusoria, caracterizada por una sensación de inseguridad cada vez que se habla con otra persona, y una tendencia a auto olfatearse el aliento a la menor ocasión”, explicó.
 
Para él las causas del mal aliento son tan variadas que no siempre a primera vista se puede dar una respuesta acertada sobre su origen. 
 
“Se puede afirmar que en un 90% de los casos, el problema no está en el estómago, sino en nuestra boca y en las bacterias anaerobias (que no necesitan oxígeno para vivir), instaladas en la cavidad orofaríngea, así como en el resto de estructuras de cabeza, cuello y pulmón. Entre las causas más comunes del mal aliento se encuentran la higiene bucal inadecuada, el cigarrillo y alcohol, o las comidas fuertes como el ajo y la cebolla”.
 
Para contrarrestar el mal aliento del que todos huyen, los odontólogos realizan terapias de higiene en los que erradican caries y procesos infecciosos orales. 
 
“Se concientiza y capacita al paciente para que se cepille los dientes adecuadamente mínimo tres veces al día, use seda dental y enjuague bucal”, aclaró Jhon Arango.
 
Después de los tratamientos de higiene si las personas continúan con halitosis son remitidas donde un especialista en gastroenterología, medicina interna o en otra área para que trate el signo médico según el caso. 
 
Consejos para contrarrestar el mal aliento
  • Tener buena higiene bucal con al menos tres cepillados diarios.
  • No cambiar de odontólogo frecuentemente pues este es el encargado de analizar el estado oral del paciente.
  • Tomar abundante agua durante el día.
  • No fumar y evitar consumir todos aquellos alimentos que potencian el mal aliento.
  • Evitar bebidas como cerveza, café, whisky y vino, ya que  dejan residuos y se pegan a la placa dental.
  • En casos en los que se relacione con enfermedad bien sea oral o extraoral el tratamiento es necesario de acuerdo a la misma enfermedad.

Prevención

El odontólogo Jhon Arango aseguró que para prevenir la halitosis es necesario que las personas visiten a un odontólogo por lo menos cada cuatro meses. “Nosotros nos vamos dando cuenta en estas visitas periódicas si el paciente tiene cambios en el pH, viscosidad salival, entre otros aspectos, y así deducimos si este es propenso a tener alguna acumulación de la placa bacteriana fuera de lo normal y por lo tanto mal aliento”, finalizó.

Halitofobia. Término médico usado para describir el miedo delirante de las personas por tener mal aliento. Según expertos es común en jóvenes sanos que en su afán de verse bien cambian el olor y sabor de su cavidad oral con mentas y enjuagues.

Sociedad. El repudio que genera la halitosis en el ámbito social y la incomodidad de los pacientes hace que estos intenten controlar el mal aliento con todos los tratamientos disponibles, explicó el médico internista Julián Gómez. 

 

 

 

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas