EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/151597
Bienestar 13 de Febrero de 2019

Consejos para la higiene íntima en la niñez y adolescencia

El usuario es:

Foto: Shutterstock

Ginecólogas aconsejan a las madres enseñarles a sus hijas la forma correcta de asear su zona íntima, esto para evitar infecciones.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo

Mucho se ha hablado de los cuidados de la zona íntima de la mujer, pero, si usted es mamá, ¿sabe cuáles son las prácticas correctas para preservar la zona V de una niña y una adolescente? 

De momento no responda. A continuación encuentre los comentarios de dos expertas en el tema, quienes dan a conocer algunas recomendaciones claves para una correcta higiene en las dos etapas en mención, que evitarán la presencia de infecciones y beneficiarán la producción de lactobacillus, que son las bacterias encargadas de mantener el equilibrio en el pH y conservar la flora genital en su estado normal. 

La ginecóloga Martha Marrugo dice que indudablemente la higiene del cuerpo es necesaria para la salud. Mucho más en las zonas sensibles, como el área genital. Señala que el desaseo en dicha área, tanto en niñas como en adolescentes, ocasiona infecciones como la vulvovaginitis inespecífica, denominada de esta forma porque no hay un agente identificado que la genere. Suele presentarse por secreción amarilla o café verdoso con mal olor. Adicionalmente, la falta de aseo puede aumentar la humedad y la predisposición de hongos, generando así la denominada vaginitis bacteriana.

Ahora bien, declara que “hay una fuerte asociación de bacterias que se encuentran en las heces y pueden llegar a la zona genital por mala práctica de limpieza. Sucede cuando la niña es limpiada o se acostumbra a limpiar de atrás hacia adelante”.

Para llevar a cabo un correcto aseo en la zona íntima, Marrugo manifiesta que es necesario emplear productos que mantengan la flora vaginal en óptimas condiciones, como los jabones suaves. Estos no deben contener parabenos ni ser muy alcalinos, tampoco deben tener mucho olor, su pH debe ser balanceado entre 4 a 5,5 y no pueden ser antibacteriales (estos provocan cambios en la flora vaginal). Recomienda evitar las duchas vaginales y que a la hora del baño, que debe ser entre dos a tres veces al día, la zona V sea aseada separando los labios, aplicando el producto correcto y cerciorándose de que los pliegues queden limpios. Por último es necesario secar el área en su totalidad. Aconseja que ante el primer síntoma de irritación acudan al médico familiar, esto con el propósito de contrarrestar la presencia de cualquier infección.

“Otros cuidados que las madres deben tener con sus hijas es evitar el uso de protectores desde la edad temprana. Además, es esencial que cuando miccionen y se sequen, lo hagan de adelante hacia atrás, así se evitará la colonización de bacterias en el ano. También es vital estar atentos a que no quede residuo de papel en los genitales y evitar el estreñimiento”.

Así mismo, enfatiza en que las niñas pueden estar más cómodas y presentar menos irritación si llevan ropa holgada y de algodón.

“Será esencial que eviten spray y duchas vaginales. Otros de los cuidados relevantes es utilizar más agua que jabón en el área, no rozar bruscamente la zona y usar pañitos húmedos que sean sin alcohol”.

Por su parte, la ginecóloga y obstetra Alexandra Ramos explica que “al momento del baño no se deben usar ni esponjas ni guantes, solamente las manos. Se tienen que evitar las prendas de fibras sintéticas y reemplazarlas por las de algodón. En la noche, aunque haya controversia al respecto, es necesario que duerman sin ropa interior para que haya mayor respiración de la zona. Al final, una flora vaginal equilibrada es la principal arma de defensa en contra de las infecciones urogenitales, que van desde cistitis, uretritis, dermatitis, eccemas y hasta una vaginitis”.

El baño. Evite que otros productos diferentes al jabón caigan en la zona V; se prohíben baños con espuma. La ducha se debe ofrecer con agua sin infusiones.

Alimentación. Las especialistas aseguran que es vital comer frutas y verduras, y dejar las harinas refinadas y procesadas, azúcares y los lácteos en abundancia.

Ejercicio. Luego de una práctica deportiva es relevante darse un baño y secar la zona. También hay que evitar los jabones fuertes o suavizantes en la ropa interior.

Depilación. En las adolescentes se debe evitar la depilación total, “porque el pH balanceado depende del vello a nivel vulvar”, señala la experta Martha Marrugo.

Remedios caseros. Marrugo aconseja echar una c/dita de bicarbonato en un vaso de agua y aplicar, ya que gradúa el pH vaginal y previene la infección por hongos. 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de Bienestar Más de revistas