EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/150286
Bienestar 10 de Octubre de 2018

Consejos básicos para proteger su audición

El usuario es:

Foto: shutterstock

Más del 5% de la población mundial padece pérdida de audición discapacitante, según la OMS.

Sharon Kalil

Si es de las personas que siente intolerancia por los ruidos o pide constantemente que le repitan una oración, puede que su problema esté relacionado con la pérdida de audición o hipoacusia.
 
Según la Organización Mundial de la Salud, alguien sufre pérdida de audición cuando no es capaz de oír tan bien como una persona cuyo sentido del oído es normal, es decir, cuyo umbral de audición en ambos oídos es igual o superior a 25 dB.
 
“Más del 5% de la población mundial (466 millones de personas) padece pérdida de audición discapacitante (432 millones de adultos y 34 millones de niños)”, dijo el mencionado organismo.
 
Cabe destacar que la hipoacusia puede ir desde un grado casi indectectable hasta el uno de discapacidad, generando así un quiebre en las relaciones del paciente con su entorno, según explicó la especialista en otorrinolaringología adscrita a la clínica Portoazul Kelly Atencia Bueno.
 
“El sistema auditivo es muy complejo, pues no solo depende de las estructuras auditivas per se (por sí mismo) sino que necesita del perfecto funcionamiento de otros sistemas asociados como son el sistema nervioso central, sistema vascular, inmunológico, genético, metabólico y endocrino. De allí que las causas de pérdidas auditivas sean tan amplias”, agregó.
 
Precisamente las causas de la pérdida de audición y sordera se pueden dividir en dos categorías: congénitas y adquiridas. “Las primeras determinan la pérdida de audición en el momento del nacimiento o poco después. Las causas adquiridas pueden provocar la pérdida de audición a cualquier edad y pueden tratarse de algunas enfermedades infecciosas, por ejemplo la meningitis, el sarampión y la parotiditis”, dijo Josefita Marceles Salgado, fonoaudióloga y directora científica del centro audiológico Te Oigo.
 
También comentó que algunos hábitos y acciones –como la exposición al ruido excesivo, por ejemplo, el de una maquinaria ruidosa o la música a un volumen muy alto; así como otros ruidos fuertes, como disparos o explosiones– pueden deteriorar la audición.
 
“Un hábito que es muy frecuente y perjudica la audición de las personas es la manipulación del conducto auditivo con copitos y otros objetos, causando la producción de un tapón ceruminoso en el tercio interno del conducto, además de laceraciones que pueden infectar posteriormente la piel que rodea el conducto, causando cierre del mismo, pérdida auditiva y otalgias (dolores de oídos) muy intensos”, explicó Atencia.
 
Además de esto, el uso permanente de audífonos con alto volumen causa un deterioro gradual y permanente en la cóclea, órgano auditivo en el que se encuentran células ciliadas, especializadas en la parte auditiva.
 
Tenga en cuenta que los trabajos u oficios que más afectan la salud auditiva son la manipulación de químicos como solventes, fungicidas, gasolina, etc., debido a que pueden generar otoxicidad (Efecto en la audición y el equilibrio) en el oído de la persona. También los funcionarios en construcción y mantenimiento vial, que no usan la debida protección, son propensos a esta incapacidad de escucha.
 
“Se pueden perjudicar los músicos por no tener protección auditiva; los buzos por un posible barotrauma (lesión causada por el cambio de presión en el aire o agua); los vendedores ambulantes por su exposición e incluso los conductores por los altos niveles de ruido en el tráfico”, dijo Josefita Marceles. 
 
Ahora bien, la pérdida auditiva generalmente se manifiesta en la aparición de tinnitus (zumbido en los oídos) de manera intermitente y progresiva; con la intolerancia a los ruidos llamada algiacusia, que es un tipo de fatiga auditiva por exposición a los mismos; cuando se ajusta el volumen de la televisión; y cuando se pide que repitan las oraciones en una conversación.
 
“Si padeces algunos de estas señales es necesario realizar reposo auditivo y hacer estudios audiológicos para constatar la pérdida auditiva, la cual puede ser reversible e irreversible según el daño causado a nuestro órgano auditivo”, aseguró la especialista Kelly Atencia.
 
Así mismo, siempre se debe consultar con el especialista al percibir algún trastorno relacionado con el oído, aunque se considere leve, pues puede estar sugiriendo alguna patología de mayor complejidad.
 
Consejos para evitar la pérdida de audición
 
- Si está expuesto a ruido en su entorno laboral utilice protectores auditivos. Es importante que se les mantenga una buena higiene para evitar infecciones del oído externo.
- Si trabaja con telefonía, debe realizar reposo auditivo cuando esté fuera de su entorno laboral.
- En caso de la aparición de síntomas auditivos (sordera, vértigo) se debe aumentar el reposo auditivo.
 
Tratamientos. Existen tratamientos con fármacos en caso de hipoacusias secundarias; procedimientos para cuando se produce por ocupación del conducto auditivo externo; tratamientos quirúrgicos que se realizan para corregir defectos anatómicos congénitos o adquiridos que van desde el oído externo hasta el oído medio. También existen algunas soluciones auditivas como los audífonos, que tienen como función amplificar el sonidos. Estos se programan de manera individual y bajo la supervisión del otorrinolaringólogo y los especialistas en audiología. 

 

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas