EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/139740
Belleza 26 de Octubre de 2016

Escoja un diseño de sonrisa realmente armonioso

El usuario es:
Foto: Shutterstock

INGUEL DE LA ROSA VENCE
Compartir:
Los diseños de sonrisa siempre, léase bien, siempre serán diferentes entre uno y otro paciente. Si bien en todos los casos se busca cambiar la forma, la textura y el color de los dientes; también es cierto que el procedimiento a seguir depende del tipo de rostro, la edad, el color de piel e, incluso, el oficio de la persona.
“No es lo mismo un diseño de sonrisa para una persona del común al de una persona que vive de su imagen y está acostumbrada a tener muchísimos más cuidados que los demás”, dice, de entrada, el odontólogo y rehabilitador oral Carlos Fernández de Castro.
El especialista, director científico de la clínica que lleva su nombre, explica que el color de los dientes se modifica con blanqueamiento. Para la forma y textura, hay procedimientos con carillas de porcelana, resina o corona.
“La resina es solo para adicionar un borde a cada diente y darle una mejor forma. La carilla, que se puede hacer en porcelana o también en resina, funciona como una uña postiza o un lente de contacto, ya que se pone delante de cada diente. Y la corona, que sí rodea el diente en su totalidad”, explica, no sin antes aclarar que la posición sí requiere de un tratamiento de ortodoncia para poder moverlos y ubicarlos de forma correcta.
“Un problema en la mayoría de los diseños está en la oclusión o mordida, pues corrigen la estética de los dientes y no su función, y si un paciente tiene mala mordida los bordes en resina o las carillas se van a partir”, advierte Fernández  de Castro, con 18 años de experiencia en la odontología.
 
 
Lo fundamental. Un diseño de sonrisa de una persona de 65 o 70 años no puede ser igual al de una de 35, “es absurdo” en palabras del doctor Fernández de Castro. Los dientes, con la edad, se van desgastando y poniendo más amarillos, por tanto, una sonrisa blanquísima o dientes muy grandes no lucen tan bien en un adulto mayor como en un joven. 
“Una persona morena o trigueña no puede abusar del blanqueamiento, porque los dientes podrían verse demasiado blancos y rayar en la extravagancia. Mientras que a una persona de tez muy blanca sí es necesario aclararle sus dientes lo más posible, ya que tienden a verse más amarillos”, dice.
Vale decir que expertos como Juan C. Pérez Varela, presidente de la Asociación Española de Especialistas en Ortodoncia, consideran que una buena sonrisa potencia la autoestima. Los dientes bien ubicados, en el tamaño adecuado y con un blanco natural garantizan una “sonrisa perfecta”, según ha dicho Pérez a Efe Salud. Por eso aquí les dejamos algunas indicaciones para que sepa que debe evaluar su odontólogo si es un  buen especialista.
 
"La resina es solo para adicionar un borde a cada diente y darle una mejor forma"
 
  • Tipos...

Hay dientes cuadrados (foto 1), con los que el abombamiento labial es moderado y la mordida es neutra. Dientes triangulares (foto 2), con los que el abombamiento de los labios es marcado. Y los ovoides (foto 3), cuyo abombamiento labial es más notorio. Según expertos, la forma de los dientes debe ir con la misma forma geométrica de la cara, sin perder de vista que los redondeados son femeninos y los cuadrados masculinos.   

 

  • Cuidados...
    No use los dientes para cortar ni abrir botellas. Reduzca el consumo de bebidas oscuras. Si toma una copa de vino, enjuáguese la boca lo más pronto posible para que los taninos de la uva no se adhieran al diente. Use crema dental blanqueadora. Y hágase mantenimiento cada 6 meses para chequear mordida y encías, hacer limpieza y pulir carillas. 

La dentadura de una persona mayor se identifica por el desgaste de los dientes, que marcan una línea recta; mientras que una dentadura joven se destaca por su curvatura.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA